La posibilidad de acabar con la situación de anormalidad en el órgano de gobierno de los jueces, que lleva casi tres años en funciones por la falta de acuerdo entre PSOE y PP para proponer a sus nuevos miembros, sigue sin estar en el horizonte.

El Consejo General del Poder Judicial se ha convertido, como criticó este lunes durante su discurso de apertura del año judicial el presidente del Tribunal Supremo Carlos Lesmes, en un «escenario de lucha partidista» y en el ejemplo de que el Gobierno y el principal partido de la oposición están enfrentados y nada dispuestos a llegar a acuerdos de Estado para cumplir con la «normalidad constitucional y la legalidad», según reclamó también Lesmes.

El Partido Popular condiciona la posibilidad de llegar a un acuerdo de renovación del Consejo a que se haga una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para que los doce vocales judiciales sean elegidos por jueces y entre jueces, como reclaman las asociaciones judiciales y las instituciones europeas. Hasta ahora, el Partido Popular había renovado una y otra vez el CGPJ con el PSOE, repartiéndose la propuesta de vocales en las Cortes.

Después del contundente discurso de Lesmes, durante el que también afirmó que «no hay mejor forma de defender la Constitución que procurando su cumplimiento», desde el PP trasladan a El Independiente que «no hay ningún cambio en la postura del partido». Únicamente se abren a llevar a cabo «en paralelo» a una renovación la aludida reforma legal que consideran traería consigo mayor independencia del Poder Judicial respecto de la política, como expuso este martes Enrique López, consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid y miembro del PP que llevó a cabo los anteriores acercamientos con el exministro de Justicia socialista Juan Carlos Campo para tratar de llegar a un acuerdo de renovación que estuvo prácticamente sellado.

«No hay mayor politización que bloquear la renovación»

Desde el Gobierno se oponen a hacer la reforma que solicita el PP porque consideran que el sistema actual de elección de los vocales del órgano es garantista, democrátic0 (porque supone una propuesta y elección de los vocales por medio de los representantes en la Cámara Baja y el Senado elegidos por los ciudadanos, como establece la Constitución española) y similar a la de otros países de la Unión Europea.

La ministra de Justicia Pilar Llop se volvió a oponer este lunes a abordar la reforma legal y afirmó que «no hay mayor politización de la Justicia que bloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial. El Partido Popular cuando ha gobernado, cuando ha tenido una mayoría parlamentaria, siempre ha tenido participación en los acuerdos de renovación de los órganos constitucionales, pero cuando está en la oposición, cuando ha perdido esa mayoría parlamentaria, lo ha bloqueado. Esto es lo que nos dice la historia. Nuevamente pido al Partido Popular que tenga altas miras, sentido de Estado y madurez institucional para renovar todos los órganos constitucionales que están todavía pendientes: el Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal de Cuentas».

Durante su discurso de apertura del curso judicial, el presidente del Consejo Lesmes -que no baraja igual que los vocales del órgano la posibilidad de dimitir para forzar la renovación- se ha alineado con el PP y con la mayoría de la carrera judicial (la Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria y Foro Judicial Independiente) en que el actual sistema de elección del CGPJ recogido en la ley no implica mayor democratización del Poder Judicial.

El Consejo goza de plena autonomía sin que medie vinculación de dependencia política alguna de las Cortes Generales

«El Consejo goza, por voluntad constitucional, de plena autonomía respecto de los demás poderes públicos, sin que medie vinculación de dependencia política alguna de las Cortes Generales, tal y como señaló el Tribunal Constitucional en su sentencia 191/2016, de 15 de noviembre, de manera que la justificación de la necesaria renovación del Consejo no resulta del cambio de composición de las Cámaras, como algunos sostienen, sino exclusivamente de la finalización del plazo del mandato establecido en la Constitución», reivindicó el presidente del CGPJ y del Supremo.