Cataluña | España

Los independentistas quieren que se imponga la producción en catalán a plataformas como Netflix

Los republicanos reclaman elevar al 10% la contribución de las plataformas para las producciones autóctonas y que una parte sea obligatoriamente en catalán

Pedro Sánchez y Gabriel Rufián en el Congreso

Pedro Sánchez y Gabriel Rufián en el Congreso EFE

El Ministerio de Economía ha abierto un nuevo frente con el independentismo a cuenta de la futura Ley del audiovisual. Un frente que podría añadir dificultades a la negociación de apoyos a los presupuestos generales que el ministro de presidencia, Félix Bolaños, ha abierto este martes con Esquerra. En juego, dos cuestiones fundamentales para los nacionalistas: un porcentaje mínimo de presencia del catalán, y que se destine una parte de las cuotas a producción autóctona a producciones en catalán.

Ni Junts ni ERC quieren hablar de porcentajes concretos, «esto es lo que se tiene que negociar ahora» apunta. Pero el Consejo del Audiovisual Catalán (CAC) llegó a pedir este verano que se oferte un mínimo el 50% del catálogo de producción europea al que obliga la ley también en catalán.

Y entidades como la Plataforma por la Lengua y la Asociación de Actores y Directores Profesionales de Cataluña (AADPC) elevan esa cifra al 60% del catálogo de Netflix, HBO o Disney+ disponible en catalán, aranés, euskera o gallego. En ese 60% se incluirían versiones originales, dobladas o subtituladas a las lenguas cooficiales del Estado.

Indefinición del Gobierno

Según el borrador avanzado por El Periódico, se establece que un 30% de las obras del catálogo de las plataformas de contenidos debe estar dedicado a obras europeas y, a su vez, al menos un 50% de éstas «será reservado para producciones en castellano o en alguna de las otras lenguas del Estado». Pero no se especifica un porcentaje para las lenguas cooficiales, lo que ha hecho saltar las alarmas en los partidos nacionalistas catalanes, convencidos de que las plataformas optarán sistemáticamente por las producciones en español.

Desde ERC y Junts reclaman fijar un porcentaje específico para las lenguas minoritarias. Los republicanos reclaman además elevar el porcentaje de producción autóctona que deben financiar las plataformas, para incluir que una parte sea producida obligatoriamente en catalán.

Así, exigen al Gobierno elevar del 5% al 10% la contribución de las plataformas para producción propia y recuerdan que Francia exige una cuota del 20%, mientras en Italia se ha fijado una cuota del 12% para proteger la industria audiovisual nacional. ERC no olvida tampoco el canon que se pretende establecer en favor de RTVE y reclama que no se excluya a las cadenas autonómicas, y concretamente a la CCMA, del cobro de ese canon.

Negociación en el Congreso

Con este punto de partida, la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, dejó claro que «la propuesta del Gobierno nos horroriza» y aseguró este martes que «presionaremos para que se acepten las enmiendas» de su grupo, en una negociación «paralela» pero no ajena a la de los Presupuestos Generales. «Es una cuestión de porcentajes y cuotas para garantizar la presencia del catalán en las plataformas, pero también es cuestión de compromiso en defensa de la lengua catalana».

Un compromiso en el que Vilalta ha reclamado el apoyo no solo de JxCat y la CUP, sino también de los comunes y los socialistas catalanes, a los que ha afeado que este proyecto salga adelante «con un ministro de cultura catalán» en referencia a Miquel Iceta.

Frente común

Tanto Vilalta como la portavoz de JxCat, Mónica Sales, y la líder de la CUP-Guanyem, Dolors Sabater, han reclamado un «frente común» en el Congreso para frenar el texto en sus términos actuales. En Junts, sin embargo, defienden que la prioridad debe ser aprobar la ley audiovisual catalana, una reforma que su partido ya llevó al Parlament en la pasada legislatura, para blindar la protección del catalán y la industria audiovisual propia.

«La mejor enmienda a la ley española es aprobar la ley catalana» aseguró Sales, quien defendió además presentar las enmiendas al texto del Gobierno «de forma conjunta todos los partidos independentistas». Sales no incluye en ese frente común a socialistas y comunes, como ha reclamado Vilalta.

Te puede interesar

Comentar ()