Cataluña | España

Los independentistas endurecen las condiciones de su apoyo a los presupuestos

Marta Vilalta

Marta Vilalta analiza los resultados del 14F ERC

ERC y JxCat se han empleado a fondo este lunes para desactivar la euforia exhibida por el PSOE, por lo menos en lo que hace referencia a la aprobación de los Presupuestos Generales (PGE) para 2021. Tanto la portavoz de ERC, Marta Vilalta, como la de JxCat, Elsa Artadi, criticaron que los socialistas den por seguro su apoyo a las cuentas, que los republicanos amenazan con tumbar si no hay avances en la negociación.

Traspaso de Cercanías, protección del catalán en la Ley audiovisual y mayor ejecución de las obras presupuestadas son los argumentos de ERC para la negociación de las cuentas. Unas exigencias a las que JxCat suma la reclamación de 1.500 millones de euros de fondos Covid para Cataluña y la cogestión de los fondos europeos. Además de reclamar a sus socios de Esquerra un «frente común» en el Congreso para conseguir todos sus objetivos.

Este semana, los de Carlos Puigdemont confían con negociar ese frente común con ERC y la CUP en reuniones bilaterales que aseguran tener ya concertadas con los republicanos. Con la CUP, asegura Artadi, el pleno del Parlament permitirá también buscar puntos de acuerdos para una posición común, aunque la inclusión de los antisistema no hace más que dificultar un acuerdo presupuestario con el Gobierno. La fecha límite es el lunes, cuando las ejecutivas de ERC y JxCat deben decidir si presentan enmiendas a la totalidad.

Enmienda a la totalidad

De hecho, ERC no ha descartado presentar enmienda a la totalidad de las cuentas, ha advertido Vilalta. «Tenemos diez días para tomar una decisión» recordaba la republicana. También JxCat se da una semana para decidir, en la reunión de la próxima ejecutiva, si presentarán enmienda a la totalidad.

«La cuestión es qué hace el PSOE, generar las condiciones» para un acuerdo «o hacer ver que tiene una mayoría que no tiene» advertía Vilalta tras la reunión de la dirección republicana. Desde Esquerra insisten en que no se han abierto todavía negociaciones «formales» aunque reconocen haber tenido «primeros contactos» con los socialistas.

Vilalta insiste, en este sentido, en que el hecho de que ERC apoyara los presupuestos de 2021 «no presupone nada». «No sería la primera vez que tumbemos los presupuestos» añade la republicana, recordando que el «no» de ERC fue clave para impedir la aprobación de los presupuestos de 2019 y la convocatoria de elecciones.

Presupuestos y «conflicto catalán»

En este contexto, Esquerra cuestiona la disociación de Mesa de Diálogo y negociación presupuestaria en la que ha insistido Pedro Sánchez en los últimos días. Vilalta reconoce que son dos procesos de negociación «paralelos» pero advierte que sin avances «en la mesa de resolución del conflicto político es muy difícil avanzar en cualquier otra negociación, por no decir imposible».

Junts, por su parte, reparte los reproches entre el PSOE, al que afea su falta de lealtad a los compromisos adquiridos, y sus socios de ERC. «Estamos yendo a mínimos» advierte Artadi para defender su postura. Para la portavoz de Junts «blindar el catalán», unas cercanías de Renfe «que funcionen, blindar los servicios sanitarios, y los fondos europeos son requisitos de mínimos».

Artadi denuncia además una «acumulación de falsedades ante las promesas, incumplimientos y marginación contra Cataluña» para defender su llamamiento a la coordinación del voto independentista en Madrid.

«Si no nos creemos la fuerza que tenemos será muy difícil» añade la portavoz de Junts, que insiste en un frente común independentista que sume los 19 votos de ERC, JxCat y la CUP en el Congreso para presionar al Gobierno. Un paquete en el que no incluye a sus ex compañeros del PDeCat.

Con cuatro escaños en el Congreso, el partido que lidera Àngels Chacon es el único que ya ha decidido no presentar enmienda a la totalidad. Su portavoz, Marc Solsona, aseguró este lunes que sus votos están a disposición del Gobierno si se aviene a negociar con ellos los presupuestos. El PDeCat no oculta que la negociación de las cuentas es una de sus principales bazas para seguir apareciendo como un partido «útil» a los ex votantes de Convergencia.

Te puede interesar

Comentar ()