España

Yolanda Díaz contradice al PSOE y admite desacuerdos respecto al contenido de la reforma laboral

Los socialistas niegan "disfunción" entre los socios de coalición por el texto del nuevo marco de relaciones laborales

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. EFE

La batalla en el seno del Gobierno de coalición a cuenta de la reforma del mercado laboral está más viva que nunca. Más que para acercar posturas, la reunión que este lunes mantuvieron PSOE y Podemos ha enfrentado aún más a los socios de la coalición. Los desmentidos y los reproches entre ambas fuerzas se ha convertido en una constante en los últimos días. Tanto es así que mientras los socialistas presumen de que la disputa se centra únicamente en el «método» -es decir, quién coordina la negociación con los agentes sociales- y no en los contenidos del nuevo marco de relaciones laborales, Yolanda Díaz niega la mayor y asegura que tampoco hay consenso en el Ejecutivo respecto al texto de la norma.

La vicepresidenta segunda del Gobierno no se ha cortado en exponer públicamente las fricciones que siguen a la orden del día en Moncloa pese a los intentos fallidos de acercar posturas. Y si el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, deslizaba ante la prensa que no había «disfunción» entre los socios de coalición respecto a los contenidos de la norma, Díaz le desmentía tan sólo unas horas después. «He instado a celebrar un debate en el seno del Gobierno para delimitar el contenido de la reforma laboral», expresaba, aprovechando una rueda de prensa en Roma, hasta donde ha acudido para reunirse con su homólogo italiano, Andrea Orlando.

En la recta final de las negociaciones con los agentes sociales que el departamento de Trabajo ha coordinado en exclusiva desde el pasado mes de marzo, la grieta entre PSOE y Podemos se ensancha por momentos. Yolanda Díaz ha lamentado precisamente que justo ahora tenga que volver a sentarse con el ala socialista del Gobierno para «reabrir» el debate de los contenidos de la reforma laboral, pese a que fuentes socialistas insisten en que no hay discordia en ese aspecto y que ambas partes del Ejecutivo «reman» hacia un mismo objetivo. Piden además no caer en la interpretación «simplista» de los términos -en Podemos hablan de derogación ‘íntegra’ de la reforma laboral mientras que en el PSOE utilizan verbos como ‘modernizar’ o ‘cambiar’- porque la meta común es la de «ser serios y contundentes» y «cumplir el acuerdo».

Pero esa no es la versión de Yolanda Díaz, que insiste en destacar las importantes diferencias con el hermano mayor de la coalición no sólo en cuanto a metodología, sino también respecto al contenido de su particular contrarreforma laboral. «Yo pensaba que esto estaba cerrado porque este debate sobre los contenidos ya lo tuvimos antes del mes de diciembre del año pasado y antes de remitir el Componente 23 del Plan de Recuperación a la Comisión Europea», afeaba la ministra.

Moncloa pide tutelar el proyecto de Díaz

Con todo, y pese al apretado calendario que tiene ante sí, la ministra de Trabajo ha prometido batalla para llegar a un «consenso» más pronto que tarde, pero sin rebajar un ápice su órdago al PSOE personalizando en sí misma las negociaciones que ha encabezado su departamento desde el pasado mes de marzo. «Voy a trabajar en nombre del Gobierno de España para llegar a un acuerdo», expresaba este martes. Pese al «delicado» momento por el que atraviesa la coalición, como ella misma ha admitido estos días, aleja en todo caso el riesgo de ruptura porque, insiste, el de coalición es «la única alternativa».

Mientras tanto, en el ala socialista del Gobierno tienden puentes y se abren a que sea Yolanda Díaz y no Nadia Calviño la que permanezca al frente de las negociaciones, pero insisten en que en la mesa deben sentarse otros representantes ministeriales. «Es razonable que en esa mesa de negociación participen miembros de otros departamentos», ha recalcado la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, tras la reunión del Consejo de Ministros. Sin embargo, éste es un supuesto que no admiten en Unidas Podemos, donde denuncian la «injerencia» de Sánchez y Calviño en las competencias y funciones que, a su juicio, pertenecen en exclusiva a Díaz.

Te puede interesar

Comentar ()