Los Mossos vuelven a estar en el centro de la batalla entre el Govern de JxCat y ERC y la CUP. Una batalla en la que se dirimen los próximos presupuestos de la Generalitat que ERC quiere aprobar con los antisistema, pese a las ofertas de apoyo del PSC. El conflicto surge ahora por el uso de los proyectiles de foam por parte de las unidades de orden público, sobre la que los republicanos se comprometieron a imponer una moratoria en el pacto de investidura con la CUP.

Los republicanos defienden que la moratoria se acordó «hasta que se hiciera público el protocolo» interno sobre el uso de estos proyectiles, que la Consejería de Interior hizo público este verano. Pero los antisistema no consideran suficiente ese protocolo y abogan por mantener la moratoria, por lo menos, hasta que concluya sus trabajos la comisión de estudio sobre el modelo policial.

Una petición que recogían los comunes en la moción debatida este miércoles en el Parlament. ERC y JxCat pactaron una enmienda que rechaza la moratoria y defiende el uso del foam «en casos excepcionales». El texto finalmente aprobado insta al Govern a modificar este protocolo para que en ningún caso se pueda disparar por encima de la cintura, pero deja esa reforma a expensas de la comisión de estudio sobre el modelo policial creada, precisamente, en virtud del acuerdo con la CUP.

«El pacto de investidura no se está cumpliendo» repiten los antisistema en los últimos días, coincidiendo con la negociación de presupuestos. Xavier Pellicer, diputado de la CUP, ha advertido en Ràdio Estel que esto no era lo acordado en el pacto de investidura.

Presupuestos en juego

El nuevo conflicto llega después de que la diputada de la CUP Eulalia Reguant advirtiera ayer al ejecutivo de Pere Aragonés de que están «lejos» de un acuerdo sobre los presupuestos, que Aragonés y Jaume Giró se han comprometido a tener en vigor el 1 de enero. «El tiempo se acaba» denunció Reguant tras acusar al Govern de no responder a sus propuestas concretas ni trasladar toda la información sobre las cuentas a su partido.

La advertencia que ha provocado una reunión de urgencia en el Palau de la Generalitat la pasada noche. El Govern asegura que se trata de una reunión ordinaria de negociación, pero Aragonés se incorporó al encuentro con los antisistema tras presidir una entrega de premios de investigación, algo que no había sucedido hasta ahora.

Junto al president, el vicepresidente Jordi Puigneró, la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, y el consejero de Economía, Jaume Giró se reunieron con la delegación de la CUP para negociar los presupuestos de 2022.

La batalla de los Mossos

El texto original, de los CatEC-Podem, defiende «establecer una moratoria en el uso de lanzadoras de proyectiles de foam» y modificar el protocolo de uso para que «en ningún caso» puedan dispararse estos proyectiles por encima de la cintura -ahora está permitido, por ejemplo, en caso de arma blanca-. Pero la enmienda de los partidos del Govern solo habla de «revisar» el uso de estos proyectiles en el marco de la comisión de estudio.

ERC y JxCat defienden así «mantener de momento» el uso de proyectiles. Y rechazan también cambiar los protocolos de uso, defendiendo que ese es el objeto de la comisión de estudio que presidirá la líder de la CUP en el Parlament, Dolors Sabater.