Cataluña | España

La agresiones a funcionarios crecen un 21% en las cárceles catalanas

CSIF reclama la "máxima contundencia" con el agresor de un funcionario en la prisión de Ponent

Entrada a la prisión de Lledoners.

Entrada a la prisión de Lledoners. EP

Las agresiones a funcionarios de prisiones han crecido en un 21% en Cataluña durante el último año. El número de funcionarios agredidos en cárceles catalanas ha pasado de los 198 de 2020 a 240 hasta el pasado septiembre, según denuncia el sindicato de funcionarios CSIF. También crece el número de incidentes en las nueve prisiones catalanas, de 151 registrados el año pasado a 174 en lo que va de 2021.

Alberto Gómez, portavoz de prisiones de CSIF en Cataluña reconoce que «es difícil contextualizar» ese aumento de agresiones, pero advierte que desde 2016, primer año del que se tienen registros, las cifras han ido en aumento todos los años. La única excepción ha sido, paradójicamente, 2020, cuando pese a la pandemia bajaron las agresiones un 8%.

El centro más conflictivo sigue siendo el Centro Penitenciario de Brians 1 (Barcelona), aunque en este caso se mantiene estable el número de incidentes (63) y funcionarios agredidos, un total de 82, dos menos que durante el ejercicio anterior. Destaca, por contra, el aumento de incidentes y funcionarios agredidos en Lledoners, el emblema del sistema penitenciario catalán, en la que cumplieron condena los líderes del procés.

Crecen en un 500% los incidentes en Lledoners

En este centro las agresiones se han multiplicado un 500%, pasando de dos a 12 funcionarios agredidos en siete incidentes, frente a los dos del año anterior. Aún así, Lledoners sigue siendo la prisión menos conflictiva, solo superada por la prisión de mujeres de Barcelona. Su modelo de proximidad entre presos y funcionarios y el esfuerzo en la reinserción sigue manteniéndola en la parte baja de la tabla en lo que a incidentes se refiere.

«Lo que llama la atención aquí es el incremento de agredidos», apunta el portavoz de CSIF, aunque recuerda que hay prisiones que están muy por encima de Lledoners en número total de incidentes. En este sentido, Gómez señala que en los últimos años «el cariz político que tomó» este centro con el ingreso de los líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo «hizo muy incómodo el trabajo». Destaca la «presión mediática» y el hecho de que «en poco tiempo se expedientara a seis compañeros de forma muy subjetiva y bastante imparcial e injusta». Pero advierte de que todos los centros de Cataluña comparten problemas: «falta de recursos, envejecimiento de la plantilla y falta de autoridad».

Los más conflictivos

Por arriba, junto a Brians 1, la más masificada, aparece Quatre Camins, también en Barcelona, donde también se ha registrado un notorio aumento de incidentes del 89%. Un porcentaje que se traduce en 34 funcionarios agredidos en 23 incidentes. El centro de Puig de les Basses (Girona) y el de Jóvenes de Barcelona siguen en el ránking por número total de agredidos, 27 y 26 funcionarios respectivamente.

Gómez atribuye este aumento de los incidentes a la falta de inversión en material, en recursos humanos -con ratios de un funcionario para 40 o 50 internos- y a la pérdida de autoridad de los funcionarios. «Es una vieja reivindicación que se nos reconozca como autoridad» recuerda, argumentando el carácter disuasorio de esa medida. «Los agresores se lo pensarían dos veces si esa agresión supusiera un aumento de la pena que ya están cumpliendo».

Aún así, reconoce que «no hay un motivo que justifique estar moviéndonos en cifras tan peligrosas y alarmantes». Cuestiona que responda a los efectos de la pandemia, recordando que en 2020 no se produjeron más incidentes pese al recorte de derechos que provocaron las medidas anti-Covid en las prisiones.

Está claro que la Secretaría de Medidas Penales algo no está haciendo bien. Para CSIF, “es una auténtica lacra. No encontramos una palabra que describa mes acertadamente la situación que llevamos sufriendo, desde hace años, todos los colectivos que trabajamos dentro de las prisiones catalanas”.

Incidente en la prisión de Ponent

El último incidente se ha producido este domingo, cuando un interno de la cárcel de Ponent (Lleida) agredió al Jefe de Unidad de Servicio Interior (CUSI) provocándole lesiones de gravedad en el ojo izquierdo. Según informó el Departamento de Justicia de la Generalitat, el ataque se produjo cuando el funcionario recriminó al recluso su negativa a limpiar las zonas comunes. «Tarea que le correspondía», recalcó la consejería.

El funcionario agredido tiene afectada la cornea y es posible que tenga que someterse a una cirugía. Tanto CSIF como CC.OO han denunciado que se trata de un preso con problemas psiquiátricos que durante el tiempo que lleva en el centro ha protagonizado «numerosos incidentes violentos» contra los trabajadores. El interno cumple una condena por atentado contra la autoridad de tres años y medio.

En este caso, Gómez reclama a la consejera de Justicia, Lurdes Ciuró, «que este caso no quede en el olvido». Este caso, añade, «tiene que servir de detonante» para que los internos con un perfil de violencia intra institucional «sepan que no van a quedar impunes. Exigimos que se aplique la máxima contundencia que el reglamento permita».

Te puede interesar

Comentar ()