El listado de candidatos para renovar el Tribunal de Cuentas que acordaron el ministro de la Presidencia Félix Bolaños y el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, el pasado 21 de octubre ha sufrido un cambio de última hora. El partido del Gobierno ha sacado de la lista de seis candidatos para el órgano fiscalizador a propuesta del Senado (entre el grupo socialista y el grupo popular de la Cámara) a la gerente tributaria de la Diputación de Barcelona María Luz Rodríguez Rodríguez y la ha sustituido por la magistrada de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid María del Rosario García Álvarez.

El nombre de María Luz Rodríguez y su cargo se dieron a conocer con el del resto de candidatos acordados por los dos principales partidos de las Cortes cuando anunciaron la renovación del Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos. Cinco días después, el 26 de octubre, tanto el Grupo Popular como el Grupo Socialista en el Senado firmaron un listado con la propuesta de perfiles para el órgano fiscalizador de las cuentas públicas en el que se incluía el nombre de Rodríguez. Un día después, el 27 de octubre, dicho listado se modificó en un nuevo escrito al que ha tenido acceso El Independiente y en el que se cambió el nombre de Rodríguez por el de García Álvarez, aludiendo los dos partidos a un «error».

Fuentes internas hablan de «maniobra de control»

Según dicta el procedimiento de nombramiento, todos los nombres de los candidatos son remitidos a la Comisión Consultiva de Nombramientos, que examina las candidaturas presentadas y, si alguna no se ajusta a los requisitos objetivos establecidos en la Constitución, la rechaza e informa al grupo proponente para que presente nuevos nombres.

Fuentes del Tribunal de Cuentas trasladan que el cambio aludido no responde a dicha razón, sino que se trató de un cambio promovido por el partido del Gobierno como una «maniobra del PSOE para evitar que la Sección de Enjuiciamiento quede bajo control del abogado del Colegio de Vizcaya próximo a Podemos, Luis Antonio Ortiz de Mendívil».

Según las fuentes internas consultadas, una vez anunciado el acuerdo, los negociadores del Gobierno se dieron cuenta de que ninguno de los perfiles elegidos podía ir a la mencionada sección del órgano, la que ejerce la función jurisdiccional y decide sobre las fianzas a los líderes del procés por el gasto público en las denominadas embajadas catalanas o Diplocat. De ahí que decidieran cambiar a María Luz Rodríguez por otra candidata con la cualificación adecuada y evitar que el control de la sección de Enjuiciamiento quedara en manos del letrado Ortiz de Mendívil, el único con preparación jurídica.

El acuerdo de renovación del Tribunal de Cuentas y el resto de órganos (salvo el Consejo General del Poder Judicial) entre el Gobierno y el PP que se selló en 24 horas ha llegado ya al Congreso de los Diputados. Esta semana defendieron su idoneidad ante la Comisión de Nombramientos los candidatos propuestos por PSOE y PP para el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas, obteniendo el respaldo de la cámara con los votos de ambos partidos y de Podemos. Ciudadanos y Vox abandonaron la sesión al considerarla un «paripé» y un «teatrillo».

Fuera de plazo

El próximo 10 de noviembre, a partir de las 12.30 horas, comparecerán en el Senado los candidatos propuestos por ambos partidos para renovar el Tribunal de Cuentas, entre ellos María del Rosario García Álvarez en lugar de María Luz Rodríguez. Después, se espera que tres quintos del Pleno (210 votos) respalden los nombramientos. La Mesa del Congreso permitió a los partidos que presentaran sus listados hasta el día 26 de octubre, a las 10.30 horas. El listado modificado se presentó un día después, el 27 de octubre, por lo que habría quedado fuera de plazo.