España

El déficit policial que colapsa Barajas: "Por catálogo somos 900 agentes, pero realmente hay 600"

Colas en el control de pasaportes de la Terminal 1 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas

Colas en el control de pasaportes de la Terminal 1 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas FRANCISCO CARRIÓN

Colas, caos y nervios. Este es el balance de lo vivido durante el puente de diciembre en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. La avalancha de viajeros internacionales y la «falta de personal» -denunciada por el Sindicato Unificado de Policía (SUP)- ha provocado demoras de más de 45 minutos en los controles de pasaportes del aeródromo madrileño. En el último mes, únicamente en Madrid, 5.000 personas perdieron sus vuelos internacionales por culpa de los atascos en el control de pasaportes. «Esto es un cuello de botella. Es un problema que sufrimos todos los días, pero en fechas señaladas se acentúa todavía más», explica un Policía Nacional del SUP destinado en Barajas en conversación con El Independiente.

Según afirma este agente, «por catálogo de puestos de trabajo somos 900 policías en Barajas, pero realmente hay 600. La plantilla está incompleta». El miembro de la Policía Nacional indica que a esta nómina reducida se le suma la marcha de compañeros. «La última vez que se hicieron movimientos de funcionarios se fueron entre 60 y 70 policías que no se han reemplazado. Aquí no ha venido nadie».

El Adolfo Suárez Madrid-Barajas es el aeropuerto español que registrará un mayor tráfico previsto durante el puente de la Constitución, que abarca desde el pasado viernes hasta el próximo jueves 9 de diciembre, con un total de 5.096 operaciones, según informaron fuentes de Aena a Europa Press. «En estas situaciones extraordinarias no tenemos refuerzos. Además, a esos 600 habría que restar las bajas laborales o las vacaciones de algunos agentes», apunta el policía. Los viajeros que vienen de territorios de la Unión Europea han de atravesar unos tornos automáticos; mientras que los procedentes del resto de países tienen que pasar un control manual efectuado por la Policía Nacional.

Policías y agencias de viajes reclaman al Gobierno más personal

La Unión Nacional de Agencias de Viajes (UNAV) y la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave) han emitido un comunicado en el que denuncian, en el caso de Madrid, que la Delegación del Gobierno continúa haciendo «oídos sordos» a sus reclamaciones y las esperas se producen con «normalidad» en el control de pasaportes por falta de medios humanos.

José Luis Méndez, presidente de UNAV y FEMAV (Federación madrileña de agencias de viajes) ha expresado a este diario la omisión del ministerio que encabeza Fernando Grande-Marlaska. «No nos han hecho ni caso y es una responsabilidad suya. De hecho, es una acción que se puede evitar fácilmente porque tienen los datos de viajeros con antelación. ¿De qué sirve que promocionen y presuman del turismo si nos hacen daño de esta manera? No tiene sentido que haya los mismos policías en los controles de pasaportes ahora que cuando no se viajaba por la pandemia. Al final el cliente lo paga con la agencia de viajes o la compañía aérea cuando es un tema provocado por Interior», zanja Méndez.

Las organizaciones hacen extensivo el problema a gran parte de los aeropuertos nacionales, en especial a los de mayor número de pasajeros procedentes de países no Schengen y muy particularmente a los de las islas Canarias y Baleares, Alicante-Elche y Málaga-Costa del Sol.

«Entendemos que Aena tiene una programación de vuelos determinados, nuestra petición es para el Ministerio del Interior. Si tuviéramos los 900 policías nacionales que hay en el catálogo podríamos garantizar el servicio en condiciones», argumenta el policía consultado. La fuente policial aduce que hay franjas horarias donde la estampida de llegadas ajenas al Espacio Schengen es casi incontrolable. «Hay veces que se acumulan 20 vuelos con entre 200 y 250 personas cada uno en dos horas. Si sólo tenemos cinco filtros… no damos para más».

Las agencias de viajes han destacado el ejemplo del Reino Unido, que representa cerca del 25% del total de los pasajeros internacionales que pasan por los aeropuertos y que desde su salida de la UE son presa del control de pasaportes no automatizado. Además, los menores de edad de la UE y sus acompañantes adultos pasan por el control manual, lo que favorece el colapso en estos puntos.

Tanto los miembros de la Policía Nacional afectados directamente en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas como las agencias de viajes tienen clara la solución que exigen directamente al Ministerio del Interior: «Necesitamos más medios humanos».

Te puede interesar

Comentar ()