Cataluña | España

Aragonés desoye la sentencia del 25% y anuncia una ofensiva inspectora para garantizar la inmersión lingüística

La Generalitat destinará un segundo profesor a las aulas de niños con sentencia firme a favor del 25% para "garantizar que se cumple el proyecto lingüístico del centro"

Pere Aragonés, junto a los consejeros González-Cambray de Educación y Gemma Geis de Universidades

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ha anunciado hoy una ofensiva inspectora en los colegios catalanes para garantizar que se cumple la inmersión lingüística. Aragonés ha obviado la interlocutoria del Tribunal Supremo que conmina a la Generalitat a aplicar un mínimo del 25% de horas en castellano en todos los centros catalanes y ha anunciado que destinarán un profesor de refuerzo a los grupos con alumnos que han conseguido sentencias firmes en este sentido.

Ni Aragonés ni el consejero de Educación, Josep González-Cambray, han dicho explícitamente que vayan a desobedecer al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Pero la principal conclusión tras la reunión de la «cumbre extraordinaria por la lengua» ha sido la necesidad de una ofensiva para esquivar ese 25% y reforzar el catalán en las aulas.

Aragonés ha anunciado además un «despliegue normativo» para reafirmar la inmersión lingüística y ha llamado a participar en la manifestación que de este sábado en contra de la aplicación del 25% de castellano en las escuelas.

La única lengua de la escuela

«Defenderemos el catalán como la lengua del sistema educativo, la lengua de encuentro, progreso y convivencia» ha afirmado el president con toda la pompa en una declaración institucional tras reunir en el Palau de la Generalitat a entidades educativas, sindicatos, organizaciones de defensa del catalán.

«Por eso es importante que todos nos movilicemos, que todos demostremos la unidad entorno al catalán manifestándonos el sábado en defensa de la escuela en catalán. Nos jugamos el futuro de la lengua y el futuro del país» ha asegurado Aragonés.

Segundo profesor para el 25%

Respecto a los centros en los que, como en Canet, alguna familia ha conseguido una sentencia favorable a la aplicación de ese 25% en castellano, la respuesta del Govern es duplicar los docentes. Cambray no ha aclarado si esa medida servirá para que uno de los profesores dé la materia en castellano al niño que lo ha solicitado, mientras el resto reciben la materia en catalán.

Pero ha afirmado que esa «co-docencia» servirá para «garantizar que se cumple el proyecto lingüístico del centro». Ese que en su momento habían recurrido los padres. reforzaran el proyecto lingüístico existente. «Cada centro decidirá de qué modo acaban acompañando a los alumnos» esos dos profesores, se ha limitado a señalar el consejero.

Aragonés ha anunciado además que darán «orden a la inspección educativa» de dependencia autonómica, «para que desde mañana mismo se intensifique la supervisión de los proyectos lingüísticos para asegurar su cumplimiento». Esto es, «que lo que establecen sea lo que pasa en las aulas».

El propio Departamento de Educación reconoció hace un mes que una parte de esos proyectos no se cumple, puesto que el 90% tiene el catalán como única lengua vehicular pero según los estudios de la Consejería el uso de esta lengua retrocede tanto en las aulas como en los patios.

Nueva legislación

«Ante la ofensiva política, mediática y judicial contra inmersión tomamos decisiones» ha anunciado Aragonés. Unas decisiones que se traducirán también en un «despliegue normativo para reafirmar el modelo de escuela catalana».

Ha asegurado que lo harán «buscando consensos sobre la defensa del catalán» en el ámbito pedagógico y académico. Y tratando de recuperar el apoyo del PSC, que hasta hace poco formaba parte del bloque a favor de la inmersión. «Buscaremos acuerdos para que todas las fuerzas que han impulsado la inmersión no la abandonen cuando el catalán necesita más políticas que lo defiendan» ha concluido Aragonés.

Te puede interesar

Comentar ()