Ha transcurrido menos de un mes desde que el colectivo de presos, el EPPK anunciará que pondría fin a los ‘Ongi etorri’ a los presos de ETA. En un comunicado instaba a todo el entorno abertzale a acogerles a su salida de prisión en la intimidad para no herir la sensibilidad de las víctimas. Anoche, un grupo de simpatizantes recibió entre aplausos, bengalas y abrazos al presos de ETA, Ignacio Etxeberria Martín, alias ‘Mortadelo’, condenado por seis asesinatos y que ha cumplido 25 años en prisión.

El recibimiento se produjo en la calle Jarauta de la capital navarra, según ha denunciado el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, a través de las redes. En su denuncia se incluye un vídeo del recibimiento que se brindó a Etxeberria, al que se ve llegar portando una pancarta en favor de la amnistía, la misma que exhiben muchos de los asistentes.

Un sencillo pasillo, entre bengalas y petardos, sirve de recibimiento a este preso de la banda que fue condenado por el atentado perpetrado por ETA el 6 de febrero de 1992 en Madrid, en el que fueron asesinados cuatro militares y un radiotelegrafista y otras doce personas resultaron heridas. Además, Etxeberria Martín también ha cumplido condena por la colocación de una bomba lapa en el vehículo de un coronel del Ejército y que costó la vida a su hijo, José Carrasco, el 23 de marzo de 1992.

Dolor a las víctimas

Etxebarria fue detenido en Francia en febrero de 1996. Cumplió condena en el país galo y en 2001 fue extraditado a nuestro país, donde fue condenado. Ayer abandonó la prisión de El Dueso, en Cantabria, cárcel a la que fue acercado desde la prisión de Topas (Salamanca) en enero de este año.

El pasado 30 de noviembre el colectivo mayoritario que agrupa a los presos, el EPPK emitió un comunicado en el que aseguraba que a partir de ahora querían ser recibidos «de modo discreto y privado». En un escrito publicado por el diario ‘Gara’, el colectivo afirmaba que los ‘Ongi etorri’ provocaban dolor en las víctimas de sus crímenes. Se referían a ellas como «personas damnificadas a consecuencia de de las acciones de nuestra militancia» pero apuntaban comprender que se sintieran «dolidas» con los recibimientos públicos que se les brindaba a su salida de la cárcel.

Pese a ser el colectivo mayoritario, en el EPPK no se integra la totalidad del colectivo de presos. Una pequeña parte de los presos de la banda que aún cumplen condena mantienen una posición crítica no sólo con las posiciones del EPPK sino también de la izquierda abertzale que lidera Arnaldo Otegi. La reclamación de la amnistía, que ayer estuvo presente en el recibimiento del preso de ETA, Etxeberria Martín, es una de las reivindicaciones más característica del sector crítico de los presos agrupados en torno al movimiento Amnistía Ta Askatasuna.