Las autoridades españolas y británicas han puesto en marcha este miércoles una nueva campaña con la que pretenden obtener pistas que permitan la localización, detención y puesta a disposición de la Justicia a 12 de los fugitivos más buscados del Reino Unido y que podrían estar escondidos en España.

El secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Rafael Pérez; la ministra consejera de la Embajada británica en España, Sarah Cowley; el director general de Operaciones de la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA, por sus siglas en inglés), Steve Rodhouse, y el consejero delegado de la ONG Crimestoppers, Mark Hallas, han ofrecido una conferencia de prensa en Madrid para dar detalles de los huidos. Se trata de 12 hombres que están en busca y captura por la comisión de graves delitos, como asesinato, tráfico de drogas a gran escala y suministro de armas de fuego y munición.

Bautizada como Most Wanted (‘Los más buscados’), la agencia oficial británica NCA lleva a cabo la nueva campaña junto con la organización sin ánimo de lucro Crimestoppers y el Ministerio del Interior español como continuación de las exitosas ediciones de la campaña ‘Operación Captura’, en las que se consiguió detener a 86 fugitivos.

Colaboración conjunta

«Esta campaña es solo un ejemplo de la exitosa cooperación que existe entre las fuerzas del orden británicas y españolas», ha declarado la representante de la Embajada británica. «Estamos unidos como socios ante unas amenazas y unos desafíos comunes, compartiendo no solo nuestra experiencia y pericia, sino también unos objetivos y unos valores. De esta manera, hacemos que ambos países sean más seguros para los ciudadanos. Por ello, me gustaría agradecer a nuestros colegas españoles en la Policía Nacional y la Guardia Civil el papel que desempeñan en esta campaña y, más ampliamente, su colaboración constante ante los desafíos que tenemos en común», añadió.

Autoridades y mandos policiales, este miércoles en Madrid.

Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Rafael Pérez Ruiz, señaló que la Operación Most Wanted permite «reforzar e incrementar la colaboración policial entre España y Reino Unido con la finalidad de crear un ambiente hostil que dificulte la implantación de organizaciones criminales en España y el asentamiento de delincuentes en nuestras ciudades».

«Ahora más que nunca, es necesario aunar el esfuerzo de todos para dar una respuesta coordinada y eficaz a los nuevos desafíos que la constante evolución de la tecnología y el vertiginoso dinamismo intrínseco de nuestra actual sociedad nos presentan en materia de seguridad», subrayó Pérez.

Por su parte, el director general de Operaciones de la NCA, Steve Rodhouse, llamó la atención sobre el hecho de que «España no es un refugio seguro para los fugitivos», debido al trabajo que realizan la Policía Nacional, la Guardia Civil y los cuerpos autonómicos. «Mantenemos una excelente relación con las fuerzas de seguridad españolas y juntos trabajamos día a día para proteger al público. Los 86 delincuentes detenidos gracias a nuestras anteriores campañas de fugitivos son la muestra de que nunca nos rendimos y que nunca estamos muy lejos de los delincuentes. Nuestros socios españoles han sido cruciales en muchas de estas detenciones», señaló.

Otra operación conjunta desarrollada por los dos países permitió la detención de 86 delincuentes

Rodhouse explicó que la Oficina Internacional de Delitos de la NCA y los agentes de enlace internacionales trabajan en nombre de la policía británica para intercambiar información e inteligencia con sus socios de otros países, y así localizar y detener a delincuentes por todo el mundo. «Normalmente los delincuentes siguen cometiendo delitos mientras están fugados, y suelen ser conocidos en los círculos de delincuentes allí donde se encuentren. Lo último que los socios de estos fugitivos quieren es que la determinación y las capacidades unidas de las fuerzas y cuerpos de seguridad de España y del Reino Unido se centren en ellos», agregó.

Rodhouse hizo un llamamiento a los compatriotas que residen en nuestro país: «Muchos de estos fugitivos tratan de integrarse en las amplias comunidades de británicos que han hecho de España su hogar, y si vives en una de estas zonas puede que conozcas a alguno de ellos». Y añadió: «Las lealtades varían con el tiempo y animamos a todo aquél que tenga información sobre estos hombres a que nos ayuden a encontrarlos y traerlos de vuelta para que se enfrenten a la justicia».

Teléfono gratuito: 900 926 111

Los investigadores creen que todos los fugitivos cuyo paradero se pretende conocer con esta campaña tienen algún vínculo en la España peninsular o en las islas Canarias, por lo que instan a los ciudadanos que tengan cualquier información relacionada con estos fugitivos a que llamen a CrimeStoppers -de forma anónima- al teléfono gratuito 900 926 111. También se puede rellenar un formulario en la web crimestoppers-uk.org/fugitives, donde figuran los perfiles de los fugitivos.

«Sabemos que para la gente puede resultar difícil hablar públicamente sobre unos delitos. Por eso nuestra organización existe para dar una alternativa. Garantizamos que quedarás en el más completo anonimato, al igual que los millones de personas que han confiado en nuestra organización con información sobre los delitos desde nuestro nacimiento, en la década de los 80», mantuvo el fundador de CrimeStoppers, Lord Ashcroft.

Benjamin Macann

Nacido en agosto de 1989, lo reclama la Policía de Norfolk por tráfico de cocaína. De acuerdo con la descripción que se ha ofrecido, mide 1,78, constitución media, ojos azules, pelo canoso, es zurdo y padece de asma. Se cree que puede tener conexiones en Barcelona.

Jack Mayle

Nacido en 1991, Mayle es el cabecilla de una red dedicada al tráfico de drogas que operaba en el sur de Londres y Surrey. Tiene un tatuaje de un diamante debajo del ojo izquierdo y en el cuello lleva dibujos de guerreros y figuras religiosas a caballo.

Callum Halpin

De 28 años, es buscado por la Policía del Gran Manchester por su presunta implicación en el asesinato de un hombre llamado Luke Graham y el intento de asesinato de Anton Verigotta en junio de 2018. Mide 1,83, es de constitución atlética y tez clara. Posiblemente tiene un ojo vago.

Asim Naveed

Se le acusa de adquirir, mediante la plataforma de comunicaciones encriptadas EncroChat, grandes cantidades de cocaína de proveedores en origen y distribuirlas a través de Cardiff y Gales. Tiene 29 años, asiático, de 1,88, musculoso y con una cicatriz quirúrgica en la muñeca izquierda.

Calvin Parris

Parris es presuntamente cliente de Asim Naveed, al que le compraba cocaína para luego venderla en Cardiff. De raza negra, mide 180 centímetros, es de constitución media y, como rasgo característico, sus dientes de arriba son de oro. Acaba de cumplir 32 años.

John James Jones

Blanco, de 183 centímetros aproximadamente, constitución corpulenta y pelo oscuro. Podría estar en Ibiza, según las pistas de la Policía. Junto a otros, agredió a dos personas, apuñalándolas varias veces con un cuchillo y causándoles lesiones graves.

Callum Michael Allan

Se le acusa de 12 posibles delitos, entre ellos posesión de drogas (heroína y cocaína), agresión a un trabajador de emergencias, riña tumultuaria y conducción temeraria. Aspecto físico: 1,82, pelo fino, ojos azules y constitución delgada.

Dean Garforth

Se le vincula a una organización de narcotraficantes que suministraba importantes cantidades de cocaína y cánnabis. Estaría implicado en el comercio de armas de fuego y munición. De constitución delgada, mide 1,67, es blanco y de pelo castaño.

Joshua D. Hendry

De 30 años de edad, se le busca también por delitos de narcotráfico. En mayo de 2018 fue condenado en rebeldía a 10 años de cárcel por intento de tráfico de cocaína. Mide 1,88 y es buscado por la Policía de Humberside para ajustar las cuentas pendientes con la Justicia.

Mark Francis Roberts

De Liverpool, es blanco, mide 1,85, es de constitución media, cejas pobladas, diestro, ojos verdes y posiblemente una cicatriz en un brazo. Causó lesiones graves a un hombre al intentar robarle un reloj ‘Richard Mille’ valorado en 60.000 libras esterlinas. 

James Stevenson

Formaba parte presuntamente de una banda dedicada a la importación y suministro de cocaína en Glasgow. Escocés, mide unos 175 centímetros, es corpulento, pelo canoso y tiene una cicatriz en el lado izquierdo de la cara.

Nana Oppong

Tiene 41 años, es atlético y de raza negra. Presenta dos cicatrices circulares encima del ojo derecho y otras marcas en los dedos de la mano izquierda. Se le busca por el asesinato de un hombre, Robert Powell, de 50 años, en junio de 2020.