Cataluña | España

ERC mantiene el no a la reforma laboral pese a las presiones de UP y sindicatos

Yolanda Díaz y Gabriel Rufián, en la sesión de control del Congreso.

Yolanda Díaz y Gabriel Rufián, en la sesión de control del Congreso. EFE

La presión de Podemos, con la mismísima Yolanda Díaz en Barcelona, y de los dos sindicatos mayoritarios en Cataluña no ha conseguido mover ni un milímetro la oposición de ERC a la reforma laboral del Gobierno. Los republicanos han ratificado este lunes su negativa a apoyar el proyecto en los términos actuales.

Esquerra ha lanzado además una nueva advertencia al ejecutivo de Pedro Sánchez: reclaman al presidente que atienda al «marco global» de relaciones, habida cuenta de que tampoco se ha cumplido el compromiso de convocar este mes de enero la mesa de diálogo Gobierno-Generalitat. Una de las condiciones que sirvieron para que ERC votara a favor de los Presupuestos Generales.

«No hemos visto en ningún momento que el Gobierno esté dispuesto a negociar» ha lamentado la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, tras la reunión de la Ejecutiva del partido. Vilalta ha negado además que haya habido cambios en la estrategia negociadora de los republicanos, con la incorporación a los trabajos del portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, como han apuntado algunas fuentes.

El papel de Rufián

«No hay cambios en negociación, Rufián ha estado siempre participando en las negociaciones como portavoz en el Congreso» ha asegurado Vilalta. La republicana ha asegurado que no cuestionan el papel de los dos grandes sindicatos en la negociación de la reforma laboral, pero ha reclamado que se tramite como proyecto de ley para poder introducir «mejoras».

«Quieren que ERC asuma acuerdo sin margen de mejora, no estamos en esta posición». Si el Gobierno no quiere negociar, no esta dispuesto a tramitarlo como proyecto de ley para mejorar la reforma laboral y garantizar más derechos laborales no podremos darle apoyo» ha advertido.

«No aceptaremos más brindis al sol» ha advertido Vilalta sobre la posibilidad de pactar reformas en decretos posteriores, como habría propuesto Podemos. «No hay propuesta para mejorar legislación laboral, no hay compromisos explícitos, el Gobierno no quiere negociar no quiere tocar ni una coma» ha lamentado acusando al ejecutivo de «no ir más allá para no enfadar a la CEOE».

Los republicanos exigen eliminar la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los autonómicos -como reclama la patronal Pimec- y recuperar para la Generalitat la autorización de los ERE en Cataluña.

Cambio de paradigma en la legislatura

«Haría bien el PSOE de reflexionar sobre marco global, no tiene sentido lo que hacemos a nivel sectorial si no funciona marco de resolución de conflicto político» advertía además Vilalta este lunes. La portavoz republicana se refiere así a las resistencias del Gobierno a convocar la mesa de diálogo, que según El Periódico se ha pospuesto definitivamente a primavera.

«El tema no es si se reúne en primavera, aquí hay un compromiso que es un proceso en el que tiene que haber reuniones y se tiene que ir avanzando y esto es lo que no está pasando porque el Gobierno busca excusas». Vilalta ha enlazado así los dos frentes abiertos entre ERC y el Gobierno.

En uno de ellos, Esquerra es fundamental para el ejecutivo. En el otro, los republicanos sufren la presión de JxCat, que señala día sí día también la inutilidad del proceso de negociación abierto por los republicanos y reclaman dar carpetazo a la mesa de diálogo.

Pere Aragonés abrirá esta semana una ronda de contactos con partidos y entidades independentistas para empezar a poner letra al próximo «embate» independentista, en caso de que la mesa de diálogo no dé los resultados esperados. Una ronda que debe concluir antes del 14 de febrero, cuando se cumplirá el primer año de su presidencia.

Te puede interesar

Comentar ()