España

PSOE y ERC cierran un pacto de cuotas de catalán en la ley del audiovisual para salvar el presupuesto

El acuerdo fija una cuota de 15 millones de euros anuales para financiar la producción de series en catalán y un fondo estatal para el doblaje y subtitulación de producciones en lenguas cooficiales

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián. EUROPA PRESS

«ERC garantiza el catalán en la ley audiovisual y facilita la aprobación» de los Presupuestos Generales «para dar impulso al proceso de negociación». Con este anuncio Esquerra ha dado por cerrada la negociación sobre la Ley del Audiovisual a la que los de Oriol Junqueras han condicionado la aprobación de los presupuestos. «Todas las plataformas deberán destinar una parte de sus beneficios al catalán» ha anunciado la portavoz de ERC, Marta Vilalta.

«Lo que hace este acuerdo es mejorar una ley que en su punto de partida no contemplaba el catalán, lo dejaba en la intemperie, y con esta negociación conseguimos protegerlo» ha asegurado Vilalta. «Conseguimos cuotas de catalán donde solo había cuotas de castellano».

La clave del acuerdo está en la imposición de una cuota de 15 millones de euros para debe financiar las producciones de series y películas en catalán. Se suma a esta cuota un fondo estatal destinado al doblaje y subtitulación de producciones foráneas.

Esos 15 millones de euros son el resultado de destinar el 15% del 70% de la producción total que la ley exige a todas las plataformas -«incluida Netflix» explicita la nota de ERC- ha producciones en catalán. Las cuotas a la producción independiente son el único punto de la directiva de la Unión Europea excluida de la condición del país en el que se establezca la plataforma. Una medida que como destacan los republicanos «está regulada por ley, por lo que no dependen de los presupuestos».

Fondo para el doblaje

A esta cuota se suma el compromiso del Gobierno a crear un fondo para la subtitulación y doblaje al catalán. Un fondo que sí se alimentará de los presupuestos estatales, en el que el Gobierno aportará en proporción a lo destinado por la Generalitat al doblaje. El cálculo de Esquerra es que el Gobierno debería aportar en torno a 1 millón de euros a ese fondo.

Estas dos fuentes de financiación para la producción y el doblaje se suman a la cuota del 6% del catálogo de las plataformas en lenguas cooficiales, según el acuerdo original entre ERC y el PSOE. Una cuota que sigue siendo obligatoria para Movistar o Atresmedia, con sede en España.

Sin embargo, la ley aprobada por el Consejo de Ministros a principios de diciembre no garantizaba ese porcentaje en las plataformas internacionales, las más populares, como Netflix, HBO o Amazon. El proyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual no puede aplicar esa cuota a empresas que no tengan su sede en España por el principio de país de origen de la directiva europea.

Tras la ruptura provocada por la constatación de que las grandes plataformas quedaban fuera del acuerdo, Esquerra centró la negociación en garantizar la producción en catalán. A partir del 5% de los ingresos que la Unión Europea obliga a destinar a producción, los republicanos exigían que una parte del 70% destinado a producción independiente se destinara a producciones en lenguas cooficiales.

El acuerdo final fija un 15% de esa producción independiente en catalán. Una forma de reforzar la industria audiovisual en Cataluña, que a juicio de los republicanos queda protegida al blindar una parte de la producción independiente en catalán. De hecho, los republicanos

Presupuestos y mesa de diálogo

Con este acuerdo, los republicanos se avienen a retirar las 16 enmiendas introducidas a los presupuestos generales en el trámite en el Senado. Enmiendas que ponían en peligro la aprobación de las cuentas para 2022.

El pacto cerrado este miércoles incluye, además, el compromiso de reunir la mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat el próximo enero. Un encuentro que Esquerra lleva semanas reclamando y que debe servir para acallar las críticas de sus socios de JxCat y la CUP a su apuesta por el diálogo con el Gobierno.

Te puede interesar

Comentar ()