España

Mañueco insiste en un gobierno del PP en solitario con apoyos parlamentarios

El presidente del PP en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco

El presidente del PP en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco EP

El presidente autonómico del PP y candidato a revalidar la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha insistido en la formación de un gobierno «sólido, estable y en solitario» ya que, según ha aclarado, un Ejecutivo de coalición no garantiza necesariamente que vaya a ser un Gobierno fuerte, y ha puesto como ejemplo el Gobierno de la nación formado por PSOE y Unidas Podemos, al que ve «débil y fracturado». En contra de la línea marcada por Mañueco se ha posicionado esta mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se ha mostrado partidaria de pactar con Vox: «Que no nos importe lo que opine la izquierda», ha asegurado.

De este modo se ha pronunciado Fernández Mañueco en alusión a las pretensiones de Vox que ha pedido para la formación de los de Santiago Abascal, al menos, el mismo trato que el PP dio a Ciudadanos tras las elecciones de 2019, cuando los liberales se hicieron con la Vicepresidencia y Portavocía de la Junta y con cuatro consejerías en el Gobierno de coalición, además de con la Presidencia de las Cortes. «No lo quiero para Castilla y León», ha aseverado el dirigente popular, que ha abogado por un «gobierno fuerte», «de todos y para todos» y con «una sola voz» que siga el «camino trazado» que surja de un «pacto sólido, claro y parlamentario» y del «diálogo serio» con todas las fuerzas, siempre que sea «sin medias tintas», sin «trajes prestados» sin «una espada de Damocles encima».

«Todas las hipótesis de Gobierno pasan por esta sede», ha reiterado Fernández Mañueco que ha aclarado que las negociaciones tendrán el programa del PP como referencia porque es el que ha sido refrendado por los electores. «A partir de ahí hablaremos, no antes», ha aclarado Fernández Mañueco que ha pedido «moderación», «inteligencia» y «serenidad» en unas negociaciones que abordarán «con transparencia» y de las que informarán «puntualmente».

El presidente en funciones ha recordado también que tiene la «experiencia necesaria» para afrontar los «grandes retos» de Castilla y León, entre los que ha citado la culminación de la PAC. «Estas elecciones iban de Castilla y León, no iban de otra cosa», ha sentenciado con una referencia expresa a la gente, a la «gestión eficaz» de los servicios públicos, a la bajada de los impuestos y a su apuesta por las familias y por la natalidad a través de unas políticas «como no tiene nadie en este país».

Te puede interesar

Comentar ()