La presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso, la socialista Carmen Calvo, ha señalado que sería «deseable» que el PP apoyara la iniciativa que PSOE y PNV llevan a votación la próxima semana a la Cámara baja para que se investiguen los abusos a menores en la Iglesia Católica a través del Defensor del Pueblo. A su juicio, «el principal partido de la oposición no puede quedarse al margen» en este tema.

En una entrevista al programa Parlamento de RNE, recogida por Europa Press, Calvo ha señalado que «sería deseable» que todas las formaciones estuvieran «de acuerdo» en esta materia y, especialmente «por el bien de las víctimas».

Y, aunque ha reconocido que «siempre puede haber alguna discrepancia», ha explicado que el PSOE siempre ha estado dispuesto a hablar de «matices» y a «modificar cuestiones» para poder abarcar «diferentes perspectivas» de esta iniciativa. A su juicio, lo que «puede» y «debería» unir a las fuerzas políticas en esta materia es «acabar dando una respuesta reparadora, empática y de justicia» a quienes ha pasado por esta situación.

Preguntada específicamente por el PP, la exvicepresidenta del Gobierno cree que debería apoyarla, teniendo en cuenta que hasta «la propia Conferencia Episcopal ha cambiado su posición. A su juicio, un partido que «representa a tantos españoles», «no debería quedarse al margen» y debe pensar que se trata de reparar a «menores atropellados» en sus «derechos», en su «libertad» y en su «intimidad».

Sobre la postura de otros partidos, como Unidas Podemos, de hacer una comisión de investigación en el Congreso, Calvo ha indicado que la visión de los socialistas es que «primero hay que hablar con las víctimas» y estas tienen que ser «escuchadas por expertos de muy diversas disciplinas» que son los que, a su juicio, después deberán informar a los políticos sonre las repuestas que han de recibir.

Para Calvo es mejor una primera actuación en «clave profesional y técnica» y que «después» ya llegue «el debate político» con las conclusiones que estos manden al Congreso.

La dirigente socialista cree que este es el «orden» más «eficiente» y «para ir más rápido» teniendo en cuenta los procesos que se han visto en otros países.

Sobre el tiempo que esto puede durar, la presidenta de la Comisión de Igualdad en la Cámara baja ha indicado que su pretensión es que el asunto se liquide en esta legislatura, aunque ha reconocido que quedan muchos casos que están aflorando y que quedan por aflorar. «Tiene una complejidad que no es una cosa muy rápida, pero tampoco pretendemos que vaya más allá de esta legislatura», ha concluido.