Economía | España

1,42 billones de euros, la deuda pública española se duplica en una década

El endeudamiento de las administraciones no ha dejado de subir desde 2008 y equivale ya al 122% del PIB. Cataluña, Valencia y Baleares soportan la mayor deuda per cápita.

La factura no ha dejado de engordar en la última década. Año tras año. La inestabilidad económica derivada de la crisis de 2008 generó una corriente que arrastró la economía varios años. La pandemia, más recientemente, y la crisis por la invasión de Ucrania, además de la gestión política de los fondos públicos, han provocado que aquellos números rojos de las arcas públicas no dejaran de crecer. Hoy los españoles debemos y debemos mucho. En concreto, según los últimos datos del Banco de España, -correspondientes a enero de este año-: 1,42 billones de euros. Esta deuda pública representa prácticamente el doble de lo que adeudábamos hace sólo una década.

Lo más preocupante es que el horizonte que dibujan los últimos indicadores económicos no permite augurar una mejoría en la curva ascendente que se agudiza desde hace tres lustros. El último dato de inflación conocido ayer, un 9,8% y el freno en el crecimiento que ya predicen todos los analistas no llevan a pensar en una pronta y sencilla recomposición de la economía. En ese camino, la inversión pública ya se apunta como una necesidad y una urgencia para acelerar la recuperación.

En 2008 se tocó suelo en el ratio de endeudamiento. A partir de entonces, los gobiernos de España, los autonómicos, locales y el nacional, no han parado de aumentar sus números rojos. Lo han hecho a un ritmo muy superior al que mejoraba su economía. Desde finales de 2014 nuestro país produce menos de lo que adeuda. A finales de ese ejercicio el peso de la deuda rebasó la barrera del 100% del PIB y así ha continuado. A comienzos de este año ese porcentaje alcanzaba el 122% del PIB y eso que se había logrado moderar levemente respecto a comienzos de 2021, cuando se tocó techo en el ratio de deuda pública, el 125,3%. La contención llevada a cabo durante la crisis logró reducir el ratio de endeudamiento a un 35% del PIB en 2008, el porcentaje más bajo.

Sin duda uno de los causantes de ese incremento imparable es la Seguridad Social. Inmersa en un proceso de actualización, de ejercicio en ejercicio ha visto no sólo que la llamada ‘hucha’ se agotaba sino que el futuro y, sobre todo, el compromiso de actualizar el pago de pensiones de acuerdo al IPC anual se convierte en una promesa cada vez más difícil de cumplir.

Seguridad Social, la factura más elevada

Una debilidad que le ha llevado a continuar aumentando su deuda de manera imparable. Sólo en los últimos dos años lo ha hecho en un 16% más, o lo que es lo mismo, la Seguridad Social ha aumentado su saldo negativo en casi 14.000 millones de euros más. La factura era a finales de enero, según datos oficiales, de 99.184 millones de euros.

En el caso de las Comunidades Autónomas, aunque el proceso en estos años económicamente complicados ha sido similar, no lo ha hecho de modo tan acentuado. En términos generales las administraciones autonómicas soportan hoy un 50% más de endeudamiento público que hace diez años. Si en 2012 la suma rondaba los 200.000 millones hoy no llega a 310.000 millones de euros.

Una carga que no todas llevan del mismo modo. La situación y producción de sus economías son las que definen el peso y facilidad para hacer frente a ese endeudamiento autonómico. La que se encuentra en peor situación es la Comunidad Valenciana, donde su deuda pública equivale al 47,8% de su PIB. Tras ella figura Castilla La Mancha, con un 38,7%, Cataluña, con un 37,2% y Murcia con una deuda pública equivalente al 37% de su Producto Interior Bruto.

Canarias, la menos endeudada

En el otro lado de la balanza aparecen las tres comunidades con una menor deuda en relación a su PIB. Canarias es la que posee una situación más desahogada en este indicador, su deuda equivale al 14,2% de su PIB, según datos del Banco de España. Tras ella está Madrid, con un 15,1%, y en tercer lugar Euskadi, con un 16,3%.

La radiografía del endeudamiento público por comunidades autónomas muestra que los catalanes son los españoles con un mayor endeudamiento per cápita. La Administración adeuda en Cataluña 10.813 euros por cada 1.000 habitantes, algo más que en el caso de la Comunidad Valenciana, con 10.365 euros. A cierta distancia figuran las Islas Baleares y Castilla La Mancha, donde la deuda pública per cápita es de 7.690 y 7.615 euros respectivamente.

Entre los españoles con administraciones públicas menos endeudadas destacan los canarios, que son los que soportan una menor deuda per cápita: 2.813 euros, casi cuatro veces menos que los catalanes. En segundo lugar aparecen los gallegos, con 4.174 euros de deuda por cada 1.000 habitantes, los andaluces con 4.284 euros y los extremeños con 4.907 euros.

Te puede interesar

Comentar ()