Los socialistas volverían a ganar las elecciones al Parlamento catalán, en empate técnico con ERC, según el sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (CEO). El sondeo del CEO muestra pocos cambios respecto a las elecciones de hace un año, con una excepción: Cs podría desaparecer del Parlament, mientras el PP recupera posiciones.

Así, el PSC obtendría entre 34-39 escaños y ERC se quedaría en 33-38. JxCat sigue como tercera fuerza pero cae hasta los 23-28, frente a los 32 actuales. Una caída que acabaría con la «mayoría del 52%» que argumenta ahora el independentismo y haría más dependiente de la CUP al bloque independentista.

Vox conserva el cuarto lugar con 9-12. La CUP conservaría entre 6 y 11 escaños y los Comunes entre 6 y 10. Los populares suben de 5 a 8 respecto a los tres actuales y cae al último lugar, con la posibilidad de quedarse fuera o alcanzar los 4 escaños.

Crece la participación

El sondeo muestra una de reducción de la abstención en las autonómicas que beneficiaría fundamentalmente a PSC y ERC y explica la caída de JxCat. Los socialistas ganarían 190.000 votos y ERC 135.000 votos de esta movilización adicional. En cambio el resto de los partidos tienen menos capacidad de atraer a nuevos votantes, explica Muñoz, que prevé un aumento de unos 450.000 votantes.

En elecciones generales ERC vuelve a superar al PSC, como sucedió en 2019, aunque también en este ámbito los resultados son de empate técnico. Esquerra obtendría entre 13 y 15 escaños y los socialistas entre 12 y 15, una diferencia respecto a las catalanas que el director del CEO, Jordi Muñoz, atribuye a la penalización de la concentración de voto del PSC en Barcelona, mayor en las generales que en las autonómicas.

El 48% rechaza la independencia

Respecto al vértice independentista, el Barómetro muestra un 44% de consultados a favor de la independencia, frente al 48% en contra, unas cifras que se han mantenido más o menos estables desde primavera de 2019. La cifra contrasta, sin embargo, con el 38,8% que arrojaba el último sondeo del CEO.

«Son comparables barómetros con barómetros, las otras encuestas se hacen con universos diferentes y con preguntas diferentes» ha argumentado Muñoz, recordando que el Barómetro pregunta solo a ciudadanos con derecho a voto.

«La homogeneidad metodológica se mantiene en el barómetro, lo comparable es el barómetro y desde 2019 estamos en estancamiento en apoyo a la independencia».

Respecto a la celebración de un referéndum de independencia, el CEO muestra un apoyo del 81% a una consulta pactada. Un apoyo al referéndum que alcanza el 60% entre los contrarios a la independencia.

Crecimiento del autonomismo

Si se plantean más opciones, el apoyo a la independencia cae al 35%, mientras el 28% quiere que Cataluña sea una comunidad autónoma, el 23% aboga por un estado federal, y el 6% preferiría que fuera una región. Datos que muestran un leve crecimiento del autonomismo.

En este contexto, el CEO pregunta por primera vez por la segunda opción, lo que muestra la tendencia de los federalistas a la independencia y a la inversa, lo que explica el crecimiento del independentismo cuando la pregunta es binaria, de sí o no.

Se trata del primer Barómetro de intención de voto del CEO elaborada por el Govern de Pere Aragonès, que sustituyó al máximo responsable del centro de encuestas de la Generalitat. El nuevo director del CEO, Jordi Muñoz, ha cambiado los métodos de cálculo, un cambio no exento de polémicas.