España | Tribunales

Los mensajes del 'caso Mascarillas': "Ya me ha dicho Luis que le llamó Almeida"

El juez ha dado al Ayuntamiento de Madrid la condición de perjudicado por la presunta estafa de los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño

Luis Medina

Luis Medina EP

Los mensajes intercambiados entre el empresario Alberto Luceño -investigado por estafar presuntamente al Ayuntamiento de Madrid junto con su socio, Luis Medina, con contratos de suministro de material sanitario durante la pandemia- y la responsable del consistorio que gestionó las compras, Elena Collado, sacan a la luz que el alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida se habría comunicado con los presuntos comisionistas mientras se tramitaban los contratos.

Así se desprende en una de las conversaciones recogida en el sumario de la causa, al que ha tenido acceso El Independiente, del 26 de marzo de 2020. El empresario Alberto Luceño escribió por Whatsapp a Elena Collado: «Perfecto, gracias. Ya me ha dicho Luis que le llamó Almeida», en referencia a Luis Medina, el hijo de Naty Abascal y el duque de Feria que abrió el contacto con el Ayuntamiento de Madrid aprovechando su relación con un familiar del alcalde, como trasladó la Fiscalía en la querella que presentó el pasado 6 de abril.

Nada más conocer dicha querella, el alcalde de Madrid anunció que el Ayuntamiento se personaría en la investigación como perjudicado de la estafa de Medina y Luceño, pues inflaron el precio del material sanitario para llevarse comisiones millonarias con las que compraron una vivienda en el caro municipio madrileño de Pozuelo, un yate, coches de lujo o relojes Rolex. El titular del Juzgado de Instrucción 47 ha dado al consistorio la condición de acusación particular como perjudicado por los presuntos delitos de estafa, falsedad y blanqueo por los que investiga a los empresarios.

En aquél momento, el alcalde explicó que no es que un familiar suyo hubiera facilitado a Medina ofrecer sus servicios al consistorio, sino que ese familiar lo único que hizo fue indicarle cuál era el cauce por el que podía dirigirse al Ayuntamiento, el mismo que había para todo ciudadano que quisiera hacerlo, sostuvo.

Sin embargo, el mensaje intercambiado entre Luceño y la responsable de compras del Ayuntamiento -si es que el primero dijo la verdad- demostraría que el alcalde tenía información sobre los contratos.

En dicha conversación, en la que se aprecia por la rapidez de respuesta en los mensajes y el volumen de éstos el momento frenético que se vivía aquellos días para tratar de conseguir material sanitario, él pedía que le confirmara que el consistorio había firmado los contratos y posteriormente ella le pedía que confirmara que toda la información era correcta.

Te puede interesar

Comentar ()