La Fiscalía del Tribunal Supremo ha acordado abrir diligencias para investigar si el diputado de ERC Gabriel Rufián cometió un delito de revelación de secretos al dar detalles a la prensa de la comparecencia de la exdirectora del CNI, Paz Esteban, ante la comisión de secretos oficiales del Congreso de los Diputados.

La decisión de la Fiscalía llega tras una denuncia presentada por el sindicato Manos Limpias. Se trata de una causa independiente de la que presentó Ciudadanos ante la Fiscalía General del Estado.

La denuncia hace alusión expresa a las palabras que el portavoz de ERC pronunció en una entrevista en TV3 al término de la comparecencia de Esteban en la Cámara Baja y en las que habría desvelado parte del contenido de la misma. «Las escuchas, así como las infecciones con Pegasus a Sánchez y Margarita Robles, tenían dos posibles nombres, una nación extranjera o elementos descontrolados de la seguridad del estado», apuntó el dirigente.

A este respecto, Manos Limpias señala que «el revuelo levantado por estas manifestaciones» hizo que Rufián formulase «una coartada» a través de su cuenta oficial de Twitter, en la que manifestó que eso era una interpretación personal que había realizado tras escuchar a la directora del CNI.

Los denunciantes consideran que Gabriel Rufián podría haber incurrido en un delito de revelación de secretos, tipificado en el artículo 417 del Código Penal, y que establece penas de multa de doce a dieciocho meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.