España

Nuevo cisma en el Gobierno: el PSOE presentará su propia ley de abolición de la prostitución

Los socialistas critican que la ley de Irene Montero del "sí es sí" "no aplicará ninguna medida para impedir una de las peores formas de violencia contra las mujeres"

Carmen Calvo e Irene Montero. EP


La bomba de relojería ha estallado al llegar al final de la cuenta atrás. Esta tarde debía aprobarse en comisión parlamentaria el dictamen de la llamada ley del “sí es sí”, esto es, del consentimiento sexual, pero una enmienda introducida por los socialistas amenazaba con hacer naufragar el texto a su paso. Según Unidas Podemos se trataba de una maniobra para tirar abajo la que es una de las leyes estrella de la ministra de Igualdad, Irene Montero. Finalmente, el PSOE ha retirado la enmienda de la discordia, en buena medida porque se quedaban solos, pero presentará mañana su propia Ley de Abolición de la prostitución.

La enmienda, que los socialistas habrían negociado con el PP, aunque el Grupo Popular se ha descolgado a última hora, ponía el acento en la persecución de aquel que, “con ánimo de lucro y de manera habitual, destine un inmueble, local o establecimiento, abierto o no al público, o cualquier otro espacio, a promover, favorecer o facilitar la prostitución de otra persona”, aún, y, ahí reside la enorme grieta que separa a los socios de gobierno, “con su consentimiento”.

Es decir, la ley de libertad sexual que redactó el Ministerio de Igualdad pretende perseguir a aquellos que se lucren con la prostitución forzada, proxenetismo y trata de blancas, pero no en aquellos casos en que la mujer la ejerza de forma voluntaria. Es, a juicio de Carmen Calvo, la diferencia entre “los abolicionistas como el PSOE” y los “regulacionistas”, es decir, aquellos que creen que en lugar de intentar prohibir esta práctica hay que regularla.

Calvo reta a Unidas Podemos a que «se retrate» en este debate

La secretaria de Igualdad del PSOE, Andrea Fernández, interlocutora de Irene Montero, ha escrito en su cuenta de Twitter que los socialistas «se quedan solos defendiendo la abolición de la prostitución en la Ley de Libertad Sexual. Una norma dedicada a abordar el consentimiento sexual que no abordará una de las peores formas de sometimiento para las mujeres. Triste retroceso en un texto que pierde mucho valor». Cabe recordar que el PSOE aprobó en su ultimo congreso federal la abolición de la esclavitud sexual, posición que no comparten todos en Unidas Podemos.

En Unidas Podemos hay sectores partidarios de la regulación y no de la abolición, y la posición en los Comunes, ERC o EH-Bildu, se inclina también del lado de los que apuestan por mejorar las condiciones de las mujeres que ejercen la prostitución. En palabras de Calvo, este es el momento “para que todos se retraten”.

Ferraz explica que su decisión de retirar la enmienda responde «a la irresponsabilidad del resto de grupos de la Cámara que han amenazado con votar en contra de la ley contra la violencia sexual» si se mantenía la misma. El PSOE, que critica que «la actitud improductiva y los vetos cruzados de los grupos» por entender que buscaba postergar la aprobación de este texto, considera, sin embargo, que la ley de Montero «aborda el consentimiento sexual pero no aplicará ninguna medida para impedir una de las peores formas de violencia contra las mujeres».

Una nueva proposición de ley

«Entendemos que la ley que aborda la violencia sexual y que pretende garantizar la libertad sexual tenía que tipificar penalmente el proxenetismo y la tercería locativa (uso de locales donde se ejerce la prostitución) de forma que enfrentase la impunidad que existe ante el lucro de la prostitución de mujeres», es por ello que «ante esta situación, y también cumpliendo con nuestros compromisos políticos, PSOE registrará mañana una proposición de ley que abordará una redacción efectiva del proxenetismo y de la tercería locativa».

Unidas Podemos se ha ofrecido, como ya hizo en el mes de diciembre en conversaciones con el PSOE, a sacar del texto del «sí es sí» todo lo referido a la trata y al proxenetismo para hacer una ley autónoma, pero existe el riesgo de que no consiga los votos necesarios para la de consentimiento sexual por lo que la ley estrella de Irene Montero podría ser rechazada por el Congreso.

Te puede interesar

Comentar ()