España

El retorno del emérito aviva la discordia política, también en Sanxenxo: "Le dieron la espalda en otros lados"

La oposición en el consistorio pontevedrés, PSOE y BNG, boicotea la recepción de Juan Carlos I en el club náutico. "Debería dar explicaciones", cuentan a El Independiente

l rey emérito Juan Carlos I embarca en el "Bribón" para competir en el trofeo InterRías de la clase 6m EFE

La exigencia de explicaciones al emérito del Gobierno y la división entre los partidos que su retorno a España, tras 21 meses en Emiratos Árabes Unidos, ha provocado en la clase política nacional también se han desplazado a su lugar de aparición, la localidad pontevedresa de Sanxenxo. El Partido Popular local se ha volcado en un recibimiento al que, sin embargo, han rehusado acudir el PSOE y el Bloque Nacionalista Galego. De momento, la presencia de Juan Carlos I no ha suscitado protestas, más allá de algún amago de convocatoria por las redes sociales.

Los concejales de ambos partidos, los principales de la oposición municipal, han evitado aparecer en la fotografía que han compartido el emérito y el alcalde de la localidad, Telmo Martín, a las puertas del Real Club Náutico de Sanxenxo, junto a miembros de su directiva. Desde el consistorio han confirmado a El Independiente que habían extendido una invitación para que la oposición también estuviera presente en la recepción que le han ofrecido al emérito a las puertas del Club Náutico de Sanxenxo, bajo una lluvia de cámaras y reporteros.

Tanto el PSOE como el BNG, con tres y dos concejales respectivamente en un consistorio de 17 ediles en el que el PP ostenta la mayoría absoluta con 10, han excusado su presencia. Han participado, en cambio, todos los miembros del Gobierno y el concejal del Sanxenxo Agrupación Liberal.

No podemos estar en la recepción a una persona que todavía no ha dado ninguna explicación

«Hemos tomado la decisión de no asistir aunque sabemos que el pueblo de Sanxenxo lo recibe con muchísimo cariño y hay muchas opiniones a favor de esta visita», desliza en conversación con El Independiente Ainhoa Fervenza, portavoz socialista en el ayuntamiento. «No podemos estar en la recepción a una persona que, en principio, todavía no ha dado ninguna explicación por todos los hechos por los que se la ha estado investigando», agrega.

Vista de Sanxenxo desde el paseo marítimo. FRANCISCO CARRIÓN

«Antes prefería Mallorca»

En términos más duros se expresan desde el BNG. «Este señor es una persona con falta de ética que huyó de la justicia y que ahora viene porque prácticamente le cocinaron toda la resolución judicial. Y no creo que merezca ni un minuto de mi tiempo», indica a este diario Sandra Fernández, portavoz municipal de la formación nacionalista. «Ni su propio hijo presume de él. No entiendo esta parafernalia que se ha montado, con declaraciones en las que se dicen que va a poner a Galicia en el mapa. A Galicia también la puso en el mapa el narcotráfico y no por nada bueno», esboza.

También tendría que devolver todo lo que en principio ha desaparecido en los paraísos fiscales

Fernández tampoco considera que la visita del emérito impulse el turismo en las semanas previas a la temporada alta del municipio pontevedrés. «Pues tampoco. Resulta que viene en los últimos años, pero mientras fue jefe de Estado prefería Mallorca. Simplemente viene a Sanxenxo porque le dieron la espalda en otros lados».

Desde la agrupación socialista de Sanxenxo exigen al emérito que aproveche su visita al municipio, convertido en su puerta de entrada a España tras 21 meses de ausencia, para «intentar aclarar lo que hizo y no solo con unas declaraciones». «También tendría que devolver todo lo que en principio ha desaparecido en los paraísos fiscales», subraya Fervenza, quien asegura no haber recibido ninguna consigna del partido desde Santiago de Compostela o Madrid. «Nos han dejado decidir libremente lo que queríamos hacer», apunta.

«Hay división de opiniones sobre la visita del emérito en el propio pueblo pero no se alza la voz, porque la realidad manda y la realidad es que, para bien o para mal, el Rey no deja de ser un reclamo», admite la socialista. Un reconocimiento que desde el BNG no ven con tal optimismo. «El único partido que nunca fue a una recepción o a una cena de las que nos invitaron fue el BNG. El resto de partidos, en algún momento, fueron a saludar al Rey emérito», rememora.

Resonancia nacional

«Hoy suben las temperaturas en todo el país, bochorno en Sanxenxo», ha manifestado en su cuenta de Twitter Carmen Calvo. Unas declaraciones que van más allá de las palabras escuetas que el ala socialista ha dedicado a la visita del emérito. El argumento principal del Gobierno es el de “absoluto respeto” por un retorno que califican de «asunto privado», en palabras de la portavoz, Isabel Rodríguez.

“No es un problema de ir o venir, sino de pedir cuentas. Una democracia como la española merece una explicación de lo que ha hecho mientras era jefe de Estado», ha reclamado la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Y, también desde el ámbito podemita del Ejecutivo, la titular de Asuntos Sociales, Ione Belarra, ha indicado: “El Rey emérito sólo debería volver a España para rendir cuentas ante la justicia. Que la inviolabilidad le libre de ello humilla a la democracia”.

El PP ha nutrido, en cambio, las filas de la defensa al emérito. Su secretaria general, Cuca Gamarra, ha aseverado que «el Gobierno no tiene nada que decir si un español puede o no venir a su país, sólo faltaba que un español no pudiera venir cuando quisiera». El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha instado al Gobierno de Sánchez a tener “una actitud mucho más respetuosa» con la monarquía, tras recordar que Juan Carlos «es libre de venir a España cuando le plazca».

Para el presidente gallego, Alfonso Rueda, el emérito «tiene todo el derecho» a visitar Galicia porque «no tienen ningún cargo judicial ni causa pendiente». Ha reiterado que le parece una «buena noticia» para la comunidad porque puede favorecer su promoción turística. Una publicidad que el alcalde de Sanxenxo, más allá de las polémicas, festeja.

Comentar ()