España

El nieto de Juan de la Cierva defiende su memoria: "Que fuera monárquico y conservador no le convierte en franquista"

Juan de la Cierva, Lasarte, 1930

Juan de la Cierva, Lasarte, 1930 Wikimedia Commons

Fernando de la Cierva, nieto del inventor del autogiro Juan de la Cierva, ha defendido la memoria de su abuelo y ha asegurado que no hay ninguna prueba documental que demuestre que su abuelo colaborara con el golpe militar de 1936. De hecho, ha señalado que su abuelo desconocía que iba a haber un golpe porque, de lo contrario, «habría sacado a su familia de España».

Fernando de la Cierva ha señalado que se documentó mucho para elaborar su libro ‘Un invierno en Filadelfia: (Juan de la Cierva y su autogiro), Catálogo de buenos recuerdos’, que publicó hace un año y medio. «Para escribirlo, tuve que documentarme mucho sobre toda la vida y obra de Juan de la Cierva», según el autor que, gracias al parentesco, también conocía muchos testimonios en base a lo que «se había ido transmitiendo dentro de la familia».

En declaraciones a Europa Press, ha asegurado que hay unas evidencias que son «absolutamente claras e históricas, como el hecho de que Juan de la Cierva es conocido en todo el mundo por lo que hizo: desarrolló las alas giratorias, es decir, el autogiro». Posteriormente, se demostró que «era el padre del helicóptero y, por tanto, también de los actuales drones», tal y como atestiguó una sentencia en Estados Unidos en 1977 que establecía que los helicópteros «violaban 13 patentes del autogiro».

«Antes habría sacado a su familia de España»

En este sentido, ha admitido que, cuando su abuelo llevaba nueve años viviendo en Londres, un amigo que era corresponsal del diario ‘ABC’ le pidió ayuda para contratar un avión para «llevar unos amigos de Canarias a África». «Luego resulta que ese avión es el ‘Dragon Rapide'» que trasladó a Francisco Franco desde las islas Canarias hasta el Protectorado español en Marruecos para encabezar el golpe militar.

De la Cierva admite que este acontecimiento es el culpable de que «se monte todo este lío». En cambio, ha defendido que, si su abuelo llega a saber que ese avión se va a utilizar para lo que finalmente se usó, un golpe militar, «antes que nada habría sacado a su familia de España para que estuvieran seguro».

De hecho, ha recordado que la familia de Juan de la Cierva había salido de España en otras ocasiones como, por ejemplo, cuando se exilió en Francia con motivo de la dictadura de Primo de Rivera. «Es decir, no tenía ninguna dificultad para haberlos sacado de España», según remarca su nieto.

Es más, Fernando de la Cierva ha destacado que, el hecho de que la familia se quedara en España en 1936 «tuvo consecuencias graves» porque, nada más empezar la Guerra Civil, el hermano de Juan de la Cierva «fue detenido, cuando simplemente era el abogado de la embajada de Noruega». Posteriormente, fue fusilado en Paracuellos. Asimismo, el padre de Juan de la Cierva se tuvo que refugiar en la embajada noruega en España y también murió sin recibir atención médica un año y medio después.

En este sentido, ha asegurado que «no hay evidencia documental» que demuestre que Juan de la Cierva supiera para qué se iba a usar el avión ‘Dragon Rapide’, «tal y como admiten, incluso, los que han hecho los informes contrarios a la memoria de Juan de la Cierva».

Fernando de la Cierva ha destacado que a su abuelo le pidieron una colaboración porque era una «personalidad» en el mundo de la aviación y era la «persona indicada» para pedir ayuda porque, en esos momentos, «se necesitaban unos contactos en Londres para poder alquilar un avión».

Además, ha recordado que su abuelo murió en diciembre de 1936, por lo que «no tuvo mucho tiempo ni para conocer a Franco, siquiera». Y es que ha remarcado que «ahora se dicen tonterías como que era franquista», ha criticado, a pesar de que «no conocía a Franco casi con seguridad».

El recurso «no tiene ningún sentido»

Respecto al recurso presentado por el Gobierno central ante el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJMU) para evitar que el Aeropuerto Internacional de la Región lleve el nombre de su abuelo, ha señalado que el autogiro sale en el pasaporte y hay unas becas nacionales que llevan el nombre de Juan de la Cierva.

«Hay un barrio entero de Getafe con su nombre, una parada de metro, un pabellón de deportes, institutos por toda España, así como calles y plazas con su denominación», según De la Cierva quien cree que el recurso del Gobierno de España «no tiene ningún sentido». «No sé si llegarán al punto de intentar prohibir que los helicópteros vuelen por encima de España», según De la Cierva, quien desconoce «cómo van a intentar» borrar la memoria de su abuelo.

A este respecto, ha recordado que su abuelo «sigue ostentando el reconocimiento de la Banda de Caballero de la Orden de la República» que le dio el Gobierno de Niceto Alcalá-Zamora, y ese título «no se lo ha quitado». Se lo dieron, añade, «por todos los avances científicos que hizo y porque le regalaba a los gobiernos españoles, tanto de la Monarquía como de la República, todas las patentes del autogiro, porque él era un patriota», ha destacado.

Al ser preguntado por las acciones a emprender contra el recurso del Gobierno central, De la Cierva cree que «quien tiene que actuar es la Comunidad Autónoma» porque «esto no deja de ser un problema político». «Si Juan de la Cierva hubiera sido catalán y la decisión de nombrar el Aeropuerto fuera de la Generalitat de Cataluña, el Gobierno de España habría permitido que ese nombre luciera en el aeropuerto de Barcelona», ha concluido.

«Que fuera monárquico y conservador no le convierte en franquista»

A este respecto, el catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Murcia, Javier Guillamón, ha elaborado un informe la relevancia internacional del ingeniero en el avance y progreso científico. En cuanto a sus ideas políticas, destaca que «lo que vale es su trayectoria» y pide «no utilizar su ideología para desacreditarle».

En este sentido, ha negado las acusaciones de la Secretaria de Estado de Memoria Democrática sobre su colaboración en el golpe de Estado, «cuando en realidad sólo fue colaborador necesario del nacimiento del helicóptero». «El que fuera monárquico y conservador no le convierte en franquista porque muere unos meses después», ha aseverado.

Guillamón concluye su informe diciendo que «privar del honor de que el aeropuerto lleve el nombre de Juan de la Cierva con juicios morales sospechosos», se antoja «tan torticero como despachar la Guerra Civil solo como la defensa de intereses oligárquicos». A su parecer, «admitir tales juicios morales y descontextualizados contra este murciano universal es un insulto a la historia de Murcia».

«No exalta la sublevación militar»

Por su parte, el profesor Roberto Villa, especializado en Historia Política, ha aportado un informe que concluye que a Juan de la Cierva «no le puede afectar en ningún caso» la aplicación de la Ley de Memoria Histórica «ni puede ser incompatible honrar su sobresaliente labor de un científico de relevancia mundial».

A este respecto, considera «infundada» la decisión del Gobierno central de impedir la denominación del aeropuerto porque el nombre del murciano no exalta la «sublevación militar», la «Guerra Civil» ni la «represión de la dictadura».

Incluso, el informe destaca que tanto la Secretaría de Estado de Memoria Democrática como Ángel Viñas «omiten aspectos personales importantes de Juan de la Cierva para aplicarle a favor la Ley de Memoria Histórica en calidad de víctima o, al menos, de familiar de víctimas; dado que el padre tuvo que refugiarse en la Legación de Noruega, donde falleció, y su hermano fue fusilado».

Así, lamenta que el criterio de la Secretaría de Estado de «no entrar a valorar la contribución científica, supone una grave distorsión que vicia su dictamen» y, en cambio, se apoya en «elucubraciones que carecen de fundamento histórico».

Te puede interesar

Comentar ()