Miles de trabajadores públicos venidos de toda España se han manifestado esta mañana por el centro de las calles de Madrid en demanda de mejoras salariales. Convocados por el sindicato CSIF, los manifestantes han reiterado la necesidad de mejorar sus condiciones laborales, en especial tras la subida de la inflación que ha reducido su poder adquisitivo. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha convocado esta manifestación bajo el lema «por una subida salarial justa, contra el empobrecimiento social y el deterioro de los servicios públicos». Según los convocantes la manifestación ha contados con algo más de 80.000 participantes, frente a los alrededor de 17.000 en los que los ha cifrado la Delegación del Gobierno.

La marcha se ha iniciado este mediodía en la Carrera de San Jerónimo, junto al Congreso de los Diputados, hasta desembocar en el Paseo del Prado. Desde ahí ha enfilado la Plaza de Colón donde la intervención del presidente de CSIF, Miguel Borra, cerraba el acto. A la marcha ha acudido la que fuera portavoz de Vox, Macarena Olona y el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal.

Borra ha afirmado que «el Gobierno está siendo ingrato con las trabajadoras y trabajadores de este país, tanto del sector público como del sector privado», y que la multitudinaria manifestación «es la primera evidencia de que está perdiendo el apoyo de la calle». Además, el presidente del CSIF ha añadido que el Gobierno ha pasado de considerar a los empleados públicos como héroes durante la pandemia a tratarles de manera ingrata y ningunearles».

A esta protesta están convocados trabajadores de toda España, tanto del sector público como del ámbito privado. Se estima que alrededor de 250 autobuses procedentes de decenas de ciudades españolas han viajado hasta la capital para participar en esta marcha. «La manifestación constituye un grito de protesta social contra el empobrecimiento social, por una subida salarial justa, por una jubilación digna y por la calidad de los servicios públicos», han recalcado desde CSIF. El sindicato cifra en un 20% la pérdida de poder adquisitivo que acumulan los trabajadores públicos.

Actualizar salarios

En concreto, CSIF exige al Gobierno una actualización de los salarios públicos en 2022, con carácter retroactivo, para recuperar el poder adquisitivo perdido este año en línea con la medida adoptada por Francia el pasado julio.

Macarena Olona, en la manifestación convocada por los funcionarios.

Además, reclaman un acuerdo de subida salarial plurianual que permita avanzar en la recuperación del poder de compra de los empleados públicos que se ha visto mermado desde 2010 y plantean al Gobierno abordar un debate transparente y objetivo sobre el futuro de las pensiones.

También piden la puesta en marcha de medidas económicas eficaces que ayuden a los trabajadores a combatir la «desmesurada» subida del precio de la cesta de la compra, de la luz y de la energía, e instan al Ejecutivo a garantizar unos servicios públicos de calidad aportando tanto los recursos materiales como humanos necesarios.