La titular del Juzgado de lo Penal Número 30 de Madrid ha condenado al exdiputado de la CUP en el Parlament Antonio Baños a cuatro meses de prisión por desobediencia grave a la autoridad al negarse a contestar a las preguntas de la acusación popular de Vox durante el juicio del ‘procés’, donde compareció como testigo en febrero de 2019.

Aunque el dirigente en un principio se enfrentaba a una pena de seis meses de prisión por el delito de desobediencia grave, el día del juicio la Fiscalía rebajó su petición a cuatro meses de cárcel. Ahora, en una sentencia recogida por Europa Press, la magistrada Hortensia Oro-Pulido ha estimado pertinente aplicar la pena de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo.

En la sesión del pasado 29 de septiembre, la defensa de Baños negó que el exdiputado -que rechazó declarar en castellano durante el juicio– cometiera un delito de desobediencia. «No hubo oposición a lo que se le preguntaba, sino a quién (le preguntaba)», señaló el letrado Carles López, quien pidió una sentencia absolutoria para el dirigente.

El juicio tuvo lugar un día después de que el Tribunal Supremo juzgara a la diputada de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant, que fue condenada a una multa de 13.500 euros por desobediencia grave a la autoridad por los mismos hechos que Baños.