España | Tribunales

El Supremo impone multa pero no inhabilitación a Reguant (CUP) por no contestar a Vox en el procés

La Sala de lo Penal condena a la diputada del Parlament a pagar 13.500 euros por desobediencia grave a la autoridad

La diputada catalana de la CUP Eulàlia Reguant atiende a los medios antes de sentarse en el banquillo del Tribunal Supremo por desobediencia. Marta Fernández / Europa Press

El Tribunal Supremo ha condenado a la diputada del Parlamento de Cataluña Eulalia Reguant a una multa de 13.500 euros por negarse a contestar a las preguntas de Vox como acusación popular en el juicio del procés cuando fue a declarar como testigo.

La Sala de lo Penal le ha impuesto una pena de nueve meses de multa con una cuota diaria de cincuenta euros, lo que suma un total de 13.500 euros, como autora de un delito de desobediencia grave a la autoridad.

La Fiscalía pedía cuatro meses de prisión e inhabilitación para el sufragio pasivo por el mismo delito para la política de la CUP, pero finalmente el Tribunal ha decidido imponerle una pena económica pero no de prisión ni, por lo tanto, la inhabilitación que iba unida a ésta.

En una sentencia de la que ha sido ponente la magistrada Susana Polo, concluye que «la actitud de la acusada negándose a cumplir el mandato del tribunal ha sido evidente e inequívoca, clara y patente», y no sólo fue expresada en el acto del juicio oral donde fue citada a declarar como testigo, sino también en el escrito presentado por su representación procesal el 22 de abril de 2019, en contestación al acuerdo de 10 de abril de 2019 del tribunal, que requirió a la acusada para que manifestara si accedía a declarar nuevamente en la forma prevista legalmente, o persistía en su negativa a contestar a la acción popular, optando por esto último.

Oposición «obstinada, meditada y decidida»

El tribunal resalta que, de esta forma, la oposición a contestar de Reguant fue «obstinada», «totalmente meditada y decidida», con actitud de abierta y pertinaz negativa a asumir los deberes que la Ley impone a los testigos. Además, subraya que la desobediencia de la acusada reviste una especial gravedad puesto que el bien jurídico tutelado no solo es el principio de autoridad, como en el resto de los delitos de desobediencia, sino que indirectamente también se violan otros bienes jurídicos de gran importancia en el caso de no acatar una orden judicial, como es el buen funcionamiento de la Administración de Justicia, el orden público y el derecho de defensa, en la línea de lo manifestado por el Ministerio Público en el juicio.

En cuanto a la alegación de la defensa de la libertad ideológica y objeción de conciencia como justificación de su conducta, el tribunal contesta que la acusada «traspasó claramente los límites de su libertad ideológica y de conciencia, y no se estaba ante un ejercicio lícito de la libertad de expresión, claramente limitado en este caso para garantizar la autoridad y la imparcialidad del poder judicial sobre el que la sociedad debe tener una clara confianza, siendo necesarios para garantizarla fijar límites, debiendo acatar los testigos las órdenes legitimas dadas por los tribunales».

Además, recuerda el tribunal que «no existe un derecho general de desobediencia respaldado por disposición constitucional o legal alguna, por el contrario, el derecho vigente, legitimado democráticamente, tiene efecto obligatorio general y no sólo respecto de quienes estén de acuerdo con él». Añade que «el reproche penal no se fundamenta en el posicionamiento ideológico de la acusada, sino que se dirige al deber de colaboración con la justicia, y de respeto al principio de autoridad y al orden público».

Proporcionalidad de la pena

Respecto a la pena a imponer, la Sala señala que no hay razones para optar por la más grave prevista legalmente en este caso, que era la de prisión «no solo porque la misma es una pena privativa de libertad, sino por las consecuencias accesorias que la misma lleva aparejada -inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena-, no infringiéndose, por tanto, el principio de proporcionalidad de la pena en relación con el derecho a la participación política que se invoca por la defensa, ya que optamos por la imposición de la pena de multa».

Respecto a la cuantía de la pena de multa, señala que es proporcionada la imposición de nueve meses, muy cercana al límite mínimo legal, y de 50 euros/día, «ya que la misma resulta ajustada a la capacidad económica de la acusada, en atención a la cuantía de los ingresos que debe percibir la Sra. Reguant, como diputada del Parlament de Cataluña», cantidad que si bien es sensiblemente superior a la mínima establecida legalmente (dos euros/día), también resulta muy distante del límite máximo (400 euros/día).

Te puede interesar

Comentar ()