Cataluña | España

Esquerra acelera la salida de altos cargos de Junts del Govern

Las consejerías de Junts gestionaban 19.592 millones de euros de los 31.327 presupuestados para este ejercicio en gastos por departamentos

El nuevo gobierno monocolor de la Generalitat liderado por Pere Aragonès Rubén Moreno

Pere Aragonès no dejó pasar ni un día laborable para cubrir las bajas dejadas por Junts en el Govern de la Generalitat. Igualmente rápida está siendo la sustitución de los cargos de Junts en el sottogoverno de la Generalitat. En su primera reunión -tras la toma de posesión de los nuevos consejeros- el Consell Executiu ya reemplazó a todos los siete secretarios generales que han actuado durante un año como números dos de los consejeros de Junts.

Este martes ha seguido el proceso de relevo, paralelo a los anuncios en twitter de renuncia al cargo de los más significados por sus lazos con el partido de Carles Puigdemont. Hasta 17 nombramientos entre las consejerías recién ocupadas y los movimientos desde Departamentos que ya ocupaba Esquerra.

Con la salida del Govern Junts ha perdido siete consejerías, con sus correspondientes empresas públicas dependientes, que daban ocupación a entre 250 y 300 altos cargos. Entre todos se embolsaban unos 23 millones de euros en sueldos y aportaban medio millón a las arcas del partido

Pero igual de determinante es el capital que gestionaban: más la mitad del presupuesto de la Generalitat -solo Salud supone el 30% del presupuesto de 2022-. En total 19.592 millones de euros de los 31.327 presupuestados para este ejercicio en gastos por departamentos.

Reunificar la dirección de Comunicación

Desde el Govern se asegura que «no hay criterio genérico» para sustituir a todos los altos cargos nombrados en su día por Junts. Aunque muchos de ellos son cuadros procedentes de la antigua Convergencia que han ido «saltando» de departamento con cada cambio de gobierno desde que en 2010 Artur Mas recuperó la Generalitat de manos del tripartito.

El ejecutivo tenía una estructura «propia de Govern de coalición y estamos estudiando cómo reducir algunas estructuras y racionalizar puestos concretos» explicaba este martes la portavoz, Patricia Plaja. Entre las «estructuras» que se a racionalizar, la fusión de la Secretaría de Medios de Comunicación y la Dirección General de Difusión.

Con estos dos departamentos se articuló en el primer gobierno de coalición CDC-ERC el reparto de las campañas institucionales y ayudas a los medios de comunicación. El Govern nombró este martes a la periodista Eva Pomares como directora de Difusión, que pasa de la consejería de Economía -hasta hace una semana en manos de Jaume Giró- a la de Presidencia.

En Presidencia, Pomares quedará bajo mando de la consejera Laura Vilagrà y el secretario de Medios de Comunicación, Oriol Duran.

Puestos sensibles

Plaja aseguró además que «se seguirá contando con las personas con experiencia que necesitamos que sigan vinculadas al Govern». Pero no parece que vaya a ser el caso en los puestos más sensibles. Así, el nombramiento de secretarios generales ya dibujó una redistribución de cargos republicanos por todo el organigrama del Govern.

Especialmente en dos de las tres consejerías dirigidas por independientes. En Justicia, Gemma Ubasart tendrá de número dos a Jordi Martinoy, procedente de Interior y que ya había estado en Justicia con la republicana Ester Capella.

Recupera además a Armand Calderó como secretario de Prisiones, un cargo que ya ostentó con Capella y que le convirtió en Pigmalión de las visitas de los procesados por el 1-O en Lledoners -lazo amarillo incluido-. Calderó también ha pasado el último año y medio en el departamento de Interior, de ERC.

En Derechos Sociales el ex convergente Carles Campuzano tendrá como número dos a Oriol Amorós. Un histórico de ERC que dejó la Secretaría General de Interior en la que habían protagonizado algunos enfrentamientos con la cúpula de los Mossos para volver a la consejería en la que ya tuvo responsabilidades con Chackir el Homrani.

Nadal ficha a un ex PDeCat

La sorpresa salta en Universidades, donde el ex socialista Joaquim Nadal tendrá como número dos a Joaquim Nin, militante del PDeCat y secretario general de Presidencia durante el gobierno de Puigdemont. Bajo mando, por tanto, de Neus Munté y Jordi Turull, actual secretario general de JxCat.

En Economía, Natalia Mas, ha sustituido al número dos de Jaume Giró, Jordi Cabrafiga, por Josep Maria Vilarrubia, procedente del equipo de Roger Torrent en Empresa. Josep M. Aguirre, ex líder de ERC en Girona, sustituye a Josep Solà en la Dirección General de Patrimonio.

La nueva consejera de Acción Exterior, Meritxell Serret, tendrá de número dos a un ex miembro de la Oficina de Aragonès, Bernat Costas, y recupera como secretario de Acción Exterior a Miquel Royo, colaborador de su paso por la Delegación de la Generalitat en Bruselas tras huir en 2017.

En Territorio -la antigua consejería de Puigneró ha quedado reducida a políticas territoriales, mientras las digitales pasan a manos de Vilagrà- Juli Fernández tendrá como secretario general a Joan Jaume Oms, hombre de confianza de la consejera de Presidencia. Y otro nombre de larga militancia republicana, Marc Sanglas, sustituye a Isidre Gavín como secretario de Movilidad.

Te puede interesar

Comentar ()