España

La 'tarifa del Falcon': de los 20.861 euros del vuelo a Letonia a los 6.866 a Eslovenia

El Congreso de los Diputados ha pagado en lo que va de año al menos 45.961,07 euros por tres viajes oficiales realizados por su presidenta en aeronaves del Ejército del Aire | Otros tres desplazamientos están pendientes de facturarse todavía

Un Falcon del Ejército del Aire, en el aeropuerto de Sevilla.

Un Falcon del Ejército del Aire, en el aeropuerto de Sevilla. EP

El Congreso de los Diputados abonó 20.861,52 euros por el desplazamiento en un avión Falcon 900 del Ejército del Aire que una delegación integrada por los miembros de la Mesa realizó a principios del pasado mes de julio a Riga (Letonia) para mantener reuniones con autoridades del país báltico y visitar a las tropas españolas destinadas en la base de Adazi, a unos 20 kilómetros de la capital.    

Se trata de uno de los vuelos pagados en lo que va de año por la Cámara Baja por la utilización de aeronaves de la Fuerza Aérea Española para el traslado de diputados a diversos puntos en viaje oficial. En algunos casos, el avión regresó a España vacío tras cubrir el trayecto de ida y volvió a dirigirse al destino sin pasaje días después para trasladar a sus señorías de vuelta.

En respuesta a una solicitud de información tramitada a través del Portal de la Transparencia, el Congreso ha facilitado el listado de vuelos realizados por Meritxell Batet en aeronaves del Ejército del Aire desde que en mayo de 2019 accedió a la Presidencia de la Cámara y se convirtió en la tercera autoridad del país. Son nueve desplazamientos, todos en Europa excepto uno a África (Marruecos).

La contestación ofrecida permite hacerse una idea del coste que supone para el erario el empleo del Falcon -una de las aeronaves adscritas al 45 Grupo de Fuerzas Aéreas junto con el A310- para el transporte aéreo de autoridades del Estado, a la vista del secretismo que mantiene el Gobierno en relación con el gasto que suponen los desplazamientos tanto de Pedro Sánchez como sus ministros en este jet trirreactor del fabricante francés Dassault Aviation.

El 6 de julio, el grupo del PP en el Senado registró una batería de preguntas escritas con las que pretendía conocer detalles del viaje realizado a Washington y Nueva York «en un Falcon de las Fuerzas Aéreas» por la ministra de Igualdad, Irene Montero. Entre otros extremos, la formación preguntaba por los litros de combustibles gastados por la aeronave y el coste que ello había supuesto para el presupuesto público.

El Congreso ha abonado este año 45.961 euros por tres viajes en Falcon de su presidenta y tiene otros tres por pagar

«Al tratarse de una capacidad militar, todos estos aspectos, más los condicionantes operativo-logísticos y el valor añadido de seguridad que se proporciona en cada misión, no permiten disociar el coste de cada desplazamiento del cómputo general y tampoco una comparación con otros medios civiles», respondió el Ejecutivo. El PP mostró su disconformidad con la respuesta recibida y dos días después pidió que se le diera «contestación efectiva».

Tampoco logró su pretensión el diputado del Grupo Mixto Pablo Cambronero cuando se interesó por el vuelo realizado por un Falcon del Ejército del Aire a Argelia el pasado 12 de agosto y preguntó por los costes de dicho desplazamiento, entre otras cuestiones. «El Gobierno de España aspira a mantener y desarrollar la mejor de las relaciones posibles con Argelia y con todos nuestros países vecinos, basadas en el respeto mutuo y la igualdad soberana», se lee en la respuesta, fechada el 5 de octubre. Por no contestar, el Ejecutivo ni siquiera precisó qué autoridad viajó en ese avión.

De los desplazamientos oficiales realizados por Meritxell Batet en aeronaves de la Fuerza Aérea en lo que va de año, el más costoso (20.861,52 euros) fue el realizado a Riga del 7 al 9 de julio. Junto a ella, tomaron asiento en el avión los cuatro vicepresidentes del Congreso -Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), Ana Pastor (PP), Gloria Elizo (Unidas Podemos) e Ignacio Gil Lázaro (Vox)- y dos personas de su gabinete, además de una letrada y dos escoltas.

Con anterioridad, en abril, la presidenta del Congreso volvió a subirse a un Falcon del Ejército junto con tres personas más para viajar a Varsovia (Polonia) y conocer en la frontera con Ucrania los centros de ayuda a refugiados que habían huido de la guerra tras la invasión rusa. Ese desplazamiento tuvo un coste de 18.233,55 euros, según se detalla en la respuesta.       

Ese gasto casi triplica el facturado por el uso del Falcon para volar a Liubliana (Eslovenia) a finales de marzo a fin de asistir a la Conferencia de presidentes de parlamentos de la Unión Europea: 6.866 euros. El pasaje lo integraron ocho personas. A saber: Batet, tres miembros de su gabinete, dos funcionarios y dos escoltas. 

Trayecto del viaje en Falcon a Varsovia (Polonia) de Batet en abril pasado.

La relación de viajes en aeronaves del Ejército por parte de la presidenta de la Cámara Baja incluye al menos otros tres viajes en 2022, si bien en la respuesta ofrecida aparecen «pendientes de facturar» y no se reseña el coste. Fueron los realizados a Berna (Suiza) del 27 al 29 de septiembre para visitar el Parlamento suizo; a Rabat (Marruecos) el 10 de octubre con motivo de la asamblea parlamentaria de la Unión por el Mediterráneo y un día después a Braga (Portugal), sede del X Foro Parlamentario Hispano-Luso. Para esta cita, se utilizaron dos aeronaves con destino a Oporto: una para llevar a Batet desde la capital marroquí y otra para trasladar a otras autoridades españolas desde la base de Torrejón de Ardoz, donde tiene su sede el Grupo 45.

Una flota de cinco aparatos

En 2021, el Congreso pagó 14.435 euros por el vuelo en Falcon de Meritxell Batet a la localidad de Breslavia por el VII Foro Parlamentario Hispano-Polaco; 9.616,63 euros en 2020 por el desplazamiento a Lisboa para que pudiera asistir al VIII Foro Parlamentario Hispano-Portugués y 9.083,31 euros en 2019 por el viaje a Estrasburgo (Francia), donde se celebró ese año la Conferencia europea de presidentes de parlamentos.

Batet acudió el pasado 17 de enero a la capital alsaciana en un Falcon para asistir al funeral en honor de David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo entre julio de 2019 y enero de 2022. En concreto, viajó acompañada de su director de gabinete adjunto, dos asesoras y una letrada. Dicho viaje no se detalla en la relación facilitada, de lo que cabe deducir que o bien no corrió por cuenta del Congreso o se ha excluido por error.

El Congreso ha informado de que el gasto se imputa al concepto presupuestario denominado ‘Reuniones, cursos y conferencias’ (22606) y que en la elección del medio de transporte se busca garantizar «la seguridad, rapidez y economía del mismo, evitando en todo caso las escalas en países conflictivos y dando preferencia a los vuelos directos frente a los vuelos con escalas».

garantice de forma más satisfactoria la seguridad, rapidez y economía del mismo, evitando en todo caso las escalas en países conflictivos y dando preferencia a los vuelos directos frente a los vuelos con escalas.

El Ejército del Aire cuenta con una flota de cinco Falcon 900, un trirreactor de alcance internacional que se utiliza tanto para el traslado de autoridades como de ayuda humanitaria. El primero -con indicativo 45-40- se fabricó en 1988 y tres años después el segundo (45-41). Los otros tres (45-42, 45-04 y 45-05), construidos en 1989, se compraron de segunda mano a Australia en 2013.

Te puede interesar

Comentar ()