La Audiencia Nacional investiga de manera conjunta la llegada de paquetes con cartas explosivas entre esta semana y la anterior a la Embajada de Ucrania en Madrid, donde un trabajador de seguridad resultó herido leve tras incendiarse el material pirotécnico; a la Presidencia del Gobierno con el presidente Pedro Sánchez como destinatario; a la empresa de fabricación de armas de Zaragoza, Instalaza; a la base aérea militar de Torrejón de Ardoz, al Ministerio de Defensa y a la Embajada de Estados Unidos.

El secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, ha avanzado este jueves que los sobres con material pirotécnico proceden de territorio español, según las primeras investigaciones, así como ha pedido «prudencia», ya que la investigación acaba de comenzar. Ha trasladado un mensaje de tranquilidad a la población en rueda de prensa, palabras de las que se ha hecho eco la agencia Efe.

El Juzgado Central de Instrucción 4, al frente del que se encuentra el magistrado José Luis Calama, instruye la causa por presuntos delitos de terrorismo sobre el origen de las cartas bomba que tienen todas las mismas características, según informan fuentes de la investigación. La Policía Nacional, concretamente la Comisaría General de Información, se está encargando de realizar las pesquisas y los análisis pertinentes.

Tras conocer el incidente de la Embajada de Ucrania, donde explosionó el sobre que iba dirigido al embajador Serhii Pohoreltsev, se han ido conociendo el resto de recepciones, incluida la del Ministerio de Presidencia con Pedro Sánchez como destinatario que tuvo lugar el pasado 24 de noviembre y que el Gobierno no había dado a conocer hasta ahora. Los servicios de Seguridad de Presidencia detectaron un sobre sospechoso en el cribado de correspondencia y procedió a la deflagración controlada del sobre.

Ese mismo día, según informa el Ministerio del Interior, la Secretaría de Estado de Seguridad ordenó a Policía y Guardia Civil que extremasen las medidas de seguridad en las administraciones y edificios públicos, especialmente en los envíos postales. Igualmente, se ordenó un incremento de las medidas de seguridad en las legaciones consulares.

La embajada rusa: los hechos son «condenables»

La deflagración en la Embajada de Ucrania en Madrid, en la Ronda de la Abubilla, tuvo lugar a las 13.00 horas de este miércoles. El responsable de Seguridad arrojó el paquete en el espacio del jardín en el que procedió a revisarlo al escuchar un ‘clic’ en su interior, según relataron fuentes diplomáticas al medio ucraniano European Pravda. Aún así, la explosión le provocó heridas leves en las manos de las que fue atendido en el Hospital Nuestra Señora de América.

El embajador ucraniano, en declaraciones a TVE, apuntó hacia Rusia: «Sabemos los métodos terroristas del país agresor y estamos listos para cualquier tipo de emergencia que pudiera surgir».

La embajada rusa, a través de su canal de Telegram, ha trasladado esta mañana: «Ante la información que va apareciendo en los medios de comunicación españoles respecto a los paquetes explosivos enviados a la Embajada de Ucrania en España y unas entidades oficiales españoles declaramos: cualquier amenaza o acto terrorista, más aún dirigidos contra una misión diplomática, son totalmente condenables».

Los envíos

Al envío del 24 de noviembre al Ministerio de Presidencia se sumaron otros tres. Al de la Embajada de Ucrania siguió otro por la tarde, cuando se detectó un envío sospechoso en la sede de la empresa de fabricación de Armas Instalaza, de Zaragoza. «Efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se desplazaron hasta la empresa, que fue desalojada. Los TEDAX de la Policía Nacional realizaron la detonación controlada del sobre, que iba dirigido al director de la compañía», informó el Ministerio del Interior.

Ya en la madrugada del miércoles al jueves, entre las 3.00 y las 4.00, los sistemas de seguridad de la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), detectaron otro sobre sospechoso y tras analizarlo con rayos X se determinó que podía tener algún mecanismo. Policía Nacional y Guardia Civil también se desplazaron hasta allí para analizar el sobre que iba dirigido al Centro de Satélites.

El sobre enviado al Ministerio de Defensa tendría a la ministra Margarita Robles como destinataria. La mañana de este jueves, la Policía Nacional acordonó la zona de la Embajada de Estados Unidos en el barrio de Salamanca de Madrid por la llegada de otro sobre de similares características.