Cataluña | España

Los catalanes que sí tienen Rey

Discurso del Rey Felipe VI ante el desafío independentista.

Discurso del Rey Felipe VI ante el desafío independentista.

«Els catalans no tenim rei» (los catalanes no tenemos rey) ha sido uno de los leitmotiv más manidos del independentismo catalán durante procés. Una máxima que se hizo especialmente presente tras el discurso de Felipe VI del 3 de octubre de 2017. Ese que la mitad independentista de Cataluña vio como una ofensa, y el resto como la primera muestra de apoyo explícito de un Estado que hasta ese momento parecía noqueado por el desafío independentista.

Para recoger ese sentimiento nace «Los catalanes sí tenemos Rey», un libro coral dirigida por el periodista Sergio Fidalgo y el fundador de Cs Antonio Robles. Por sus páginas desfilan reconocidos republicanos y convencidos monárquicos, todos ellos catalanes.

Dos ideas hilvanan sus textos: reconocer el carácter fundamental de la respuesta de Felipe VI en el otoño del procés, y reivindicar su voz, frente al discurso de la Cataluña oficial, para defender al Rey como el mejor garante de la unidad de España y el respeto al marco constitucional. También alguna crítica, a una cierta renuncia a su espacio en Cataluña en los momentos posteriores al 1-O, ejemplificada en el traslado de los premios de la Fundación Princesa de Girona a Barcelona.

Los antimonárquicos

Así, el dramaturgo Albert Boadella divide a los antimonárquicos españoles en dos grupos: La extrema izquierda y los separatistas. Los primeros «sueñan con una república con un presidente siempre de izquierdas». Respecto a los secesionistas «su fobia antimonárquica se resume en la fobia a todo símbolo español». Solo pueden «optar entre la república y la dictadura» añade, porque «sus reyes acabaron formando parte de la monarquía española».

El «ideal republicano» del independentismo no tiene base histórica, porque «en su supuesta historia milenaria Cataluña no ha dejado de tener rey» ironiza el abogado Oriol Trillas. «Ese denuesto al rey de España no es más que un trasunto del odio a España.

Volver a Girona

En términos similares se expresa el histórico dirigente del PSC Joan Ferran. Ese empeño en asegurar que los catalanes «no tienen rey» demuestra a su juicio que «esos políticos habitan en un mundo paralelo» y en consecuencia «viven permanentemente frustrados e incapaces de asumir la realidad». Un análisis que comparte la editora Miriam Tey.

El empresario Joaquín Güell, defiende que el Estado, «no la Zarzuela» debería «forzar la presencia del Rey y la familia real en Girona». Añade que «el poder exige que se ejerza: que la monarquía, es decir, el Estado, y por tanto el Gobierno, no pueda garantizar la tranquildad y la seguridad» de los Premios Princesa de Girona «es grotesco».

El discurso del Rey

«Yo no era monárquica» relata Ignacia de Pano, hasta el 3 de octubre, «cuando me convertí en monárquica furibunda». La abogada y tuitera está convencida de que ese discurso fue determinante para la manifestación contra la independencia del 8 de octubre. Y carga contra la simbología independentista contra el Rey.

«Todas esas brujerías, ese hacer vudú a la imagen de Felipe VI, muestran la demencia de los independentistas que las practican», concluye. «Muestran su impotencia».

Para el catedrático Francesc de Carreras el mensaje del 3 de octubre fue «el de un rey defendiendo a España contra un golpe de Estado más peligroso que el 23-F». La también jurista Chantal Moll añade que ese día Felipe VI hizo «un ejercicio magistral de pedagogía jurídica».

«Dijo lo que hubiese tenido que explicar el Gobierno mucho antes» que determinadas instituciones «estaban vulnerando la Constitución» y por tanto «poniendo en riesgo la estabilidad» en Cataluña.

Para un republicano «que se abstuvo» en el referéndum de la Constitución «por monárquica, ha sido difícil reconocer la eficacia de esa figura, aparentemente antihistórica» señala el ingeniero Juan José Ibáñez Acedo. Pero reconoce su papel de garante de la estabilidad, especialmente «en ciertas regiones secesionistas».

Te puede interesar

Comentar ()