España | País Vasco

La Euskadi 'vaciada': el 85% de sus municipios tiene ya más fallecimientos que nacimientos

Es un vaciamiento silencioso y progresivo. Hace años que se registra en la mayor parte de los municipios vascos, el relevo generacional natural no se produce y el envejecimiento de la población sigue avanzando. El año pasado en el 85% de los pueblos del País Vasco se registraron más fallecimientos que nacimientos. De las 251 localidades que conforman la Comunidad Autónoma vasca en sólo una treintena se produjo un crecimiento vegetativo positivo, en once hubo el mismo número decesos que de alumbramientos y en los 209 restantes el saldo fue negativo.

Esta tendencia demográfica está provocando en muchas pequeñas localidades una tendencia clara no sólo de reducción de su población sino también de envejecimiento imparable de la misma. Hasta ahora, tan sólo la llegada de inmigración está logrando que la población del conjunto de Euskadi se mantenga estable o incluso crezca ligeramente. En las dos últimas décadas el incremento ha sido de apenas 24.000 habitantes hasta alcanzar los 2,19 millones de habitantes.   

Una situación que sin embargo en muchas localidades no se está produciendo y ven cómo el número de habitantes también se resiente por la falta de nacimientos. Actualmente sólo en dos localidades con más de 10.000 habitantes, Sopela y Ordizia, se registran más nacimientos que decesos. El saldo vegetativo es significativamente negativo en las tres capitales vascas y en las principales localidades como Getxo, Barakaldo o Portugalete. En todos estos casos la llegada creciente de la población está logrando compensar ese saldo demográfico negativo.    

La tendencia no es nueva. Ese giro demográfico es evidente si se tiene en cuenta la edad media de la sociedad vasca. Actualmente según el Eustat, el Instituto Vasco de Estadística, la edad media de la población en Euskadi es de 45,5 años. Se trata de una población 1,5 años más envejecida que la media a nivel nacional y 3,8 años mayor de lo que era la sociedad vasca hace dos décadas.

El 23% de la población, mayor de 65 años

Hoy la población en el País Vasca es en casi una cuarta parte mayor de los 65 años. Por encima de esa edad se sitúa el 23% de la población. Las proyecciones demográficas que hacen los expertos apuntan a que ese envejecimiento poblacional no pare y que para dentro de ocho años, en 2031, dibuje una sociedad con el 31% de las mujeres por encima de los 65 años y un 25% de los hombres.

Ciudadanos de más edad que además de crecer en número lo hacen durante más tiempo al haberse prolongado de modo importante la esperanza de vida de la población vasca. Si en 1975 la esperanza de vida de las mujeres vascas se situaba en los casi 77 años, hoy troza los 87. En el caso de los hombres se ha pasado en ese periodo de los 69,6 años de esperanza de vida a los algo más de 80 años.

El otro lado de la pirámide poblacional muestra como los mejores de 19 años se han ido reduciendo en número de manera muy importante. Hoy no llegan al 18% de la población. Y en dos de las capitales, Bilbao y San Sebastián, ni siquiera a ello. En la capital vizcaína los menores de 19 años suponen el 15% de su población y en la capital guipuzcoana el 16,4%.    

Emancipación tardía

La cuestión demográfica es una de las grandes preocupaciones de las instituciones vascas. Los planes de apoyo a la emancipación de los jóvenes no están logrando por ahora revertir la situación para que el número de nacimientos repunte en Euskadi. El último anuncio hecho por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu plantea que se concederá una ayuda económica –aún por determinar- a los jóvenes que se emancipen entre los 25 y los 29 años. Se trataría de una ayuda mensual “significativa” encaminada a reducir la edad media de emancipación en el País Vasco que se encuentra actualmente en los 30.2 años, cuatro años más que la media en la Unión Europea. El objetivo marcado es rebajar la edad media de salida de la casa familiar a los 28 años de media.

Supondría el primer paso para intentar cambiar el actual escenario demográfico que comienza a resentirse en ámbitos como el económico, el educativo y el sanitario. Otra de las medidas anunciadas recientemente pasa por la concesión de 200 euros mensuales de ayuda por cada hijo menor de tres años a cargo en las familias vascas. Se sumaría a apoyos que también se han comenzado a promover en forma de ayudas al alquiler, al emprendimiento, las ampliaciones de las bajas por paternidad y maternidad o la gratuidad de las guarderías que se han ido aprobando en los últimos años en aras a una mejora demográfica.  

Comentar ()