La fiscal de Sala contra la Violencia sobre la Mujer, Teresa Peramato, ha enviado una circular a todos los fiscales en los que pide instar a los jueces al endurecimiento de las medidas cautelares contra los agresores machistas con el fin de evitar nuevos feminicidios, ante los alarmantes datos de los últimos meses. Diciembre concluyó con 12 asesinatos a mujeres a manos de sus parejas o exparejas.

Entre dichas medidas, en la circular distribuida este martes, que tiene como fin la «coordinación en aras de una mejor protección de las víctimas de violencia de género», instan a solicitar la prisión o las medidas cautelares que consideren necesarias para evitar la reiteración de conductas violentas o de asesinatos.

En el documento, la fiscal jefe llama a los fiscales a que, en «aquellas situaciones en las que la valoración de riesgo policial es de riesgo «Extremo», «Alto» o «Medio de especial relevancia», interesen la instalación del dispositivo telemático de detección de la proximidad, salvo que entiendan que procede acordar la prisión provisional a fin de proteger
a las víctimas (505.3.c de la LECrim)».

Dispositivo de radiofrecuencia

Dicho dispositivo se trata de una pulsera telemática con un transmisor de radiofrecuencia. Lo llevan tanto la víctima como el agresor reincidente y, si rompe las medidas de alejamiento, envía un aviso a un centro de avisos del sistema que gestiona la compañía Cometa. Su gestión depende de la Delegación del Gobierno correspondiente y el Ministerio de Igualdad.

Desde el CGPJ explican que desde hace años el Observatorio de Violencia de Género viene reclamando e impulsando el aumento de la instalación de este dispositivo en víctimas porque ya se ha demostrado su eficacia. Más de 3.000 mujeres tienen ya instalada la pulsera de aviso de la proximidad de sus agresores y ninguna de las asesinadas en los dos últimos meses la llevaba. Además, los datos que proporciona el dispositivo pueden ser utilizadas en un futuro como prueba en un juicio, abundan las citadas fuentes del órgano de gobierno de los jueces.

En España hay 106 juzgados exclusivos de Violencia contra la Mujer y 351 compatibles con otras investigaciones

En la circular de la Fiscalía también se pide a los fiscales informar sobre las «posibilidades, ventajas y desventajas de la comarcalización en vuestras provincias y áreas a fin de que por el Excmo. Fiscal General del Estado se haga la propuesta que más se adecue al respecto».

Justicia, CGPJ y Fiscalía se reunieron el pasado 30 de diciembre y acordaron «potenciar la especialización y comarcalización de los órganos judiciales», que no es otra cosa que instar a que sea el juzgado más especializado, aunque no sea el más próximo a la víctima, el que se ocupe de las investigaciones por violencia de género.

En España hay 106 juzgados exclusivos de Violencia contra la Mujer y 351 compatibles, es decir, juzgados de instrucción a los que también pueden llegar denuncias de violencia machista. Desde el CGPJ también aclaran que el Observatorio contra la Violencia de Género también lleva años promoviendo dicha comarcalización.