Los sindicatos CSIF, UGT y CCOO han denunciado el «desastre» de la gestión de la Dirección General de la Policía en la expedición del DNI y pasaporte. La razón serían los continuos fallos informáticos y estiman en más de 50.000 las personas perjudicadas diariamente por ello.

Los constantes fallos informáticos que se vienen produciendo desde el mes de diciembre impiden, según estos sindicatos, una atención ágil y de calidad para la ciudadanía. Esto obliga a unas reubicaciones que no garantizan una atención sin nuevas incidencias.

Las tres organizaciones sindicales señalan en un comunicado que la aplicación deja de funcionar, en ocasiones durante horas, sin que se dé ningún tipo de información a las distintas plantillas sobre el motivo. Tampoco se comunica el tiempo previsto para la reanudación del servicio y que puedan comunicarlo a la ciudadanía.

«La Policía convierte la expedición del DNI en una agonía», sostienen en un comunicado conjunto en el que critican los «continuos fallos informáticos» en la expedición del documento y del pasaporte desde el mes de diciembre. Esto provoca unas «reubicaciones que no garantizan una atención sin nuevas incidencias».

«Se estiman en más de 50.000 las personas perjudicadas diariamente por los problemas informáticos que se están produciendo desde hace tres meses, ante la incapacidad de los gestores policiales para solucionar este caos», sostienen.

Recuerdan que el DNI es un documento obligatorio para la ciudadanía y, por ello, la Policía está especialmente obligada a prestar un servicio ágil y de calidad.

Antecedentes

Los problemas en la expedición del documento nacional de identidad se llevan produciendo desde el verano pasado. Entonces, las tres mismas secciones sindicales lo atribuyeron a las 2.500 plazas vacantes de personal no policial.

Los problemas lo relacionan con la decisión de la Dirección General de la Policía de cubrir los puestos de expedición vacantes con agentes del cuerpo, «detrayéndolos de tareas de seguridad ciudadana». A esto se le une el recurso de las nuevas promociones de policías en prácticas que han estado prestando servicio de manera rotatoria.

Según estos sindicatos, a raíz de las decisiones por la pandemia de Covid se está produciendo una progresiva pérdida de personal. Esto ya supone contar con «casi un 50% de puestos vacantes de personal no policial, plantilla a la que se encomiendan las tareas administrativas y de expedición dentro de la Dirección General de la Policía».