El secretario general de la Crida Nacional per la República, Toni Morral, ha anunciado este miércoles que descartan presentarse a las elecciones general del 28 de abril aunque avala que sus miembros puedan participar en la candidatura de JxCat que concurra, es decir, con el PDeCat. La formación liderada por Carles Puigdemont y Jordi Sánchez ha hecho este anuncio tras publicar ayer los resultados de la consulta a su militancia, en la que el 91% apoyaba una candidatura en coalición con el PDeCat para las elecciones del 28-A.

El pasado viernes, la Crida se dirigió a sus 56.000 militantes para que «en un momento trascendental para Cataluña», respondiesen a dos preguntas sobre su papel en el próximo ciclo electoral. Primero, si creían que la Crida tiene que promover una candidatura unitaria con otros partidos independentistas y soberanistas. Segundo, si en el caso de que los otros partidos quieran, la Crida debe concurrir a las generales. «No podemos quedarnos al margen», afirmaban los responsables de la formación.

El 91% de los militantes apoyó la coalición con el PDeCat en la consulta interna este fin de semana

La respuesta fue un 98% a favor de la candidatura unitaria -inviable, puesto que ERC ya ha dejado claro que no piensa repetir la experiencia de Junts pel Si en ninguna convocatoria electoral- y un 91% a favor de la segunda opción, entendida como la propuesta enmascarada de coalición con el PDeCat. La consulta, lanzada el mismo fin de semana que los neoconvergentes celebraban sus primarias para confeccionar las listas a las Cortes, se leyó como un elemento de presión a la dirección del PDeCat que lidera David Bonvehí para que se pliegue a las exigencias del entorno Puigdemont.

La sorpresa ha saltado hoy, cuando Morral ha argumentado que la Crida nació con el compromiso de centrarse en Cataluña y, sin candidatura unitaria, no van a coaligarse con nadie. «En ningún caso pondremos en riesgo el objetivo principal de la Crida: la búsqueda de la unidad y la transversalidad. Por ello, vemos complicado comprometernos en este contexto. Se explorará pero para nosotros lo más importante es mantener la identidad de la Crida», ha sostenido.

Eso sí, no ve problema en que personas de la Crida participen en la candidatura, tales como el presidente de la entidad, Jordi Sánchez, que podría encabezar la lista por Barcelona de los neoconvergentes.

La Crida rechaza la coalición con el PDeCat, pero aspira a copar los puestos de salida de sus listas con nombres de confianza de Puigdemont

De hecho, el entorno de Carles Puigdemont sigue presionando al PDeCat para que acepte que los procesados por el 1-O encabecen las candidaturas neoconvergentes e incluir en las listas a nombres de núcleo duro de JxCat como Eduard Pujol o Gemma Geis, relegando los actuales portavoces, Carles Campuzano y Jordi Xuclà.

Fuentes del partido aseguran que no hay nada decidido, aunque la propuesta de que Jordi Sánchez encabece la lista por Barcelona, Josep Rull por Tarragona y Jordi Turull por Lleida parece encaminada. La batalla se centra ahora en los números dos, dado que serán los que a la postre lideren el grupo en el Congreso.

Puigdemont quiere como número dos de Barcelona a Pujol, y propone a Gemma Geis o su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas, como candidatos por Girona. Pero desde el PDeCat se apuesta por Ferran Bel y Sergi Miquel, además de Xuclà y Campuzano. Todos ellos han sido ratificados en las primarias del partido, pero los dos portavoces salientes han dejado claro que no aceptarán un lugar en las listas que no sea de elección segura, y las reducidas expectativas de los neoconvergentes dificultan la ecuación.

En este contexto, Morral ha argumentado que si Sánchez quiere formar parte de la candidatura de JxCat será una decisión «personal que refuerza la transversalidad» que quiere la Crida, aunque no tienen claro si expresarán públicamente su apoyo a alguna candidatura.