El suceso es de lo más rocambolesco. Tuvo lugar este martes en Yecla y su protagonista es una abogado que escapó de una persecución policial… para no llegar tarde a un juicio.

El hecho dejó estupefactos a los agentes de la Guardia Civil cuando averiguaron la causa real de la fuga. Nada hacía presagiar que el fugitivo no era un delincuente sino un letrado que quería cumplir a rajatabla con su trabajo. Aún a costa de jugarse su paso por el cuartel de la Benemérita.

El hecho tuvo lugar en la localidad murciana a primera hora del pasado día 16. Según ha informado El Periódico de Yecla, una patrulla de la Guardia Civil detectó que un turismo circulaba a gran velocidad, saltándose todos los límites permitidos. Tras darle el alto, el vehículo -un Volvo- no se detuvo y los guardias civiles emprendieron la persecución.

Minutos más tarde, ante la imposibilidad de atajarlo, los agentes pidieron refuerzos, por lo que la Policía Local se sumó también a la búsqueda. Pero la fuga cobró tintes casi cinematográficos cuando un helicóptero de la Guardia Civil se unió a la caza.

Intervención del helicóptero

Los vecinos no daban crédito al ver la escena: durante un largo rato, un helicóptero de la Guardia Civil sobrevoló a baja altura el casco urbano del pueblo murciano.

Los coches, según informa el diario murciano, acabaron perdiendo de vista el Volvo. Pero el helicóptero lo tuvo en el punto de mira en todo momento. Fueron los agentes que vigilaban desde el cielo quienes observaron cómo el conductor dejaba aparcado el coche en los alrededores de los juzgados y se perdía corriendo en sus calles.

Finalmente, las patrullas acudieron al lugar y comprobaron los datos del Volvo. Al contrario de lo sospechado en un principio, el vehículo tenía todo en orden y su propietario no tenía antecedentes.

El conductor fue localizado dentro del juzgado. Era un abogado y se encontraba en un juicio. Justo antes de su detención, el letrado alegó ante los agentes que llegaba tarde a la cita judicial y no podía dejar de cumplir con su trabajo.