País Vasco

El Gobierno vasco apuesta por tratar igual a presos etarras y comunes

La consejera vasca de Justicia, Beatriz Artolazabal. Europa Press

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, ha afirmado que ETA dejó de matar hace 10 años y por ello «las políticas de excepción no tienen sentido en la sociedad actual». En este sentido, ha apostado por un modelo de reinserción que de oportunidades a todos los presos independientemente del delito cometido, «sin tratos diferenciados» entre etarras y comunes.

Asimismo, la consejera ha manifestado que «ni todos los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado fueron torturadores ni todos los vascos fuimos asesinos».

En declaraciones a Onda Cero Euskadi, la consejera ha analizado el Informe sobre la injusticia padecida por los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado recientemente presentado y ha reiterado que el sufrimiento padecido por este colectivo fue «injusto: hubo 357 personas asesinadas y 711 heridas en atentados cometidos por ETA».

«Este informe pretende defender los derechos humanos en Euskadi que estas personas también vieron conculcados. Para nada justifica o ampara las violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por guardias civiles o policías nacionales en Euskadi», ha destacado.

Artolazabal también ha expresado su deseo personal de «dejar una sociedad un poco mejor» de la que se ha encontrado al concluir su paso por el Gobierno Vasco. «Creo que, con los reconocimientos del daño causado que estamos recogiendo y con cada pequeño paso, vamos avanzando en ese camino», ha defendido.

Pasos para poner en marcha el modelo penitenciario vasco

La titular de Justicia y responsable de Políticas Penitenciarias ha indicado además que las instituciones penitenciarias están «al servicio de las personas» y ha subrayado que desde que en octubre se hiciera efectivo el traspaso de competencias, se han dado «pasos firmes para poner en marcha nuestro modelo».

«Un proceso realizado con poco ruido y sin alterar el día a día de personas privadas de libertad y personas trabajadoras… Pretendemos implementar una política penitenciaria individualizada, centrada en cada persona privada de libertad pero que tenga en cuenta el delito cometido y las circunstancias de las víctimas», ha expresado.

Cuestionada así por el traspaso a las cárceles vascas de personas vinculadas a la banda terrorista ETA, la consejera ha indicado que «ETA dejó de matar hace más de diez años y las políticas de excepción no tienen sentido en la sociedad actual y, por ello, las personas privadas de libertad en base al arraigo que tengan en Euskadi, irán llegando a los centros penitenciarios vascos».

«La política penitenciaria en Euskadi no solo se tiene que centrar en los presos de ETA», ha insistido, para profundizar en la importancia de las tres erres del modelo penitenciario vasco: «reeducar, resocializar y reinsertar».

Reeducar, resocializar y reinsertar

De este modo, ha apostado por «un modelo en el que se le tienen que dar oportunidades a todas las personas privadas de libertad, independientemente del delito que hayan cometido, sin tratos diferenciados».

«Con los mismos derechos y las mismas obligaciones, sin ningún trato de favor. Nuestro modelo quiere ayudarles a que puedan tener una segunda oportunidad para insertarse con garantías en la sociedad», ha añadido.

En este ámbito, la consejera ha puesto en valor el despegue de Aukerak, la Agencia de Reinserción Social vinculada a la política penitenciaria vasca y ha subrayado que su departamento ha presupuestado 6 millones de euros para implementar recursos residenciales «que permitan cumplir penas en un régimen de semilibertad».

«Para ello también hemos solicitado a la Mesa de Diálogo Civil de Euskadi la creación de un subgrupo de trabajo sobre políticas penitenciarias con el objetivo de avanzar de manera coordinada y colaborativa en alternativas para estas personas», ha expresado.

Igualdad

En el ámbito de la Igualdad, la consejera ha explicado que la pasada semana, al reunirse con la ministra de Igualdad Irene Montero, le trasladó la necesidad de adaptar el trabajo que ya se viene haciendo en Euskadi.

«Nuestras diputaciones Forales trabajan desde hace ya muchos años en la atención a estas víctimas y lo ideal sería adaptar lo que ya tenemos al Centro de Atención Integral», ha argumentado.

Además, Artolazabal ha puesto en valor el teléfono de atención a mujeres víctimas, el 900 840 111. «Satevi es un servicio que lleva muchos años ayudando en Euskadi a las mujeres que sufren violencia machista con un equipo multidisciplinar. Por eso animo a las personas que tengan la mínima sospecha de ser víctimas de violencia machista a que se acerquen a Satevi para que hagan una consulta, porque van a recibir asesoramiento para superar su situación», ha finalizado.

Te puede interesar

Comentar ()