Comunidad Valenciana | España Remodelación del Gobierno

Ximo Puig mantiene a Oltra en el Consell para no romper el Pacto del Botánico

El presidente de la Generalitat habría barajado prescindir de la vicepresidenta, que está pendiente de la sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana | Si Oltra resulta imputada, deberá abandonar el Gobierno y Puig enfrentarse a otra renovación más delicada que podría agravar los problemas con Compromís

El president de la Generalitat, Ximo Puig, comparece ante los medios en en el Saló de Corts, en el Palau de la Generalitat.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, comparece ante los medios en en el Saló de Corts, en el Palau de la Generalitat. EP

A falta de un año para que el grueso de parlamentos regionales procedan a renovarse en las urnas tras las respectivas legislaturas, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha decidido remodelar el Ejecutivo autonómico de coalición para afrontar el término del mandato lo más reforzado posible y, ante las adversas previsiones electorales, poder mantener cuatro años más el Pacto del Botánico con Compromís y Podem-EUPV, que no atraviesa su mejor momento. El Partido Popular de Carlos Mazón sigue recortando distancias con los socialistas, y podría suplir en el liderazgo de la comunidad al PSOE si consigue aglutinar al votante de centroderecha y pacta con Vox. Puig ha justificado el cambio «para profundizar en los tres grandes ejes de la vía valenciana: estabilidad, acuerdo y soluciones; para ser más eficientes en la creación de puestos de trabajo, en el fortalecimiento del bienestar y en una sostenibilidad justa frente a la intolerancia y el maniqueísmo». Asimismo, en la igualdad social y en el respeto al planeta.

Para ello, ha situado al exconseller de Política Territorial y Obras Públicas Arcadi España como nuevo titular de Hacienda y Modelo Económico en sustitución del también socialista Vicent Soler; a España lo remplaza Rebeca Torro; Raquel Tamarit, de Compromís, ha ocupado el vacío en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte que había dejado Vicent Marzà; la secretaria general del PSPV-PSOE de Alicante, Ana Barceló, ha abandonado Sanidad, a quien ha relevado Miguel Mínguez; y Josefina Bueno queda posicionada al frente de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital tras la baja de Carolina Pascual. «Un médico, una maestra, una catedrática, un economista y una abogada con perfiles de gestión solvente y experimentados», ha señalado Puig.

Fuentes cercanas a la Generalitat afirman que Puig deseaba aprovechar este cambio en el Gobierno para prescindir de la líder de Compromís Mónica Oltra, pero sin romper el acuerdo de coalición con nacionalistas ni morados. Afirman que la relación con su vicepresidenta no es buena, sin embargo, el temor a una fractura en un panorama político ya complicado por las distintas tensiones internas, habrían hecho al mandatario recapacitar y solo modificar los departamentos que responden directamente a la cuota del PSPV-PSOE.

Puig habría reflexionado sobre la destitución de la consejera de Igualdad y también portavoz del Consejo por la posible imputación a la que se enfrenta Oltra por parte del Tribunal Superior de Justicia autonómico. En concreto, por la gestión de su área gubernamental del caso de abusos sexuales por el que ha sido condenado su exmarido. Pero, finalmente, habría decidido esperar a ver como evolucionan los acontecimientos.

Fuentes de Presidencia, en contraste, niegan que este planteamiento haya estado «sobre la mesa» en las últimas semanas: aunque «la distribución del Gobierno es cosa exclusiva del presidente Puig, no es algo que se haya planteado», detallan. En esta línea también se manifiestan desde Vicepresidencia, que, además, resaltan la buena relación entre el dirigente socialista y su ‘segunda’, lo que aseguraría la continuidad del Botánico hasta final de la legislatura.

El descontento de Compromís

La incógnita, ya despejada sobre a qué áreas gubernamentales afectarían los cambios, ha provocado tensión interna y descontento en el segundo socio mayoritario de la coalición. Ello, se ha añadido a las fisuras provocadas por las declaraciones de la consellera de Justicia Gabriela Bravo hace una semana, en las que sugería que Oltra, ante la posibilidad de ser imputada, debería dimitir. «Yo, en una situación, más allá de responsabilidades penales, en la que pudiera comprometer la credibilidad de la institución a la que represento, me lo plantearía», dijo, rompiendo con la posición de «confianza» mantenida por el resto del organigrama y el propio Puig. Unas palabras, que, posteriormente Bravo quiso matizar: «no dije que debía dimitir».

La oposición cree que Oltra debería haber sido cesada o dimitido hace mucho tiempo

La figura de Oltra, no obstante, también empieza a cuestionarse internamente dentro de la coalición de izquierda nacionalista. En las quinielas, pendiente de su futuro, la líder de la alianza empieza a ser sustituida de cara a mayo de 2023 por dos nombres para evitar un desplome electoral: el diputado en el Congreso Joan Baldoví o el propio exconsejero Marzà, que ha abandonado la Generalitat para centrarse en cuestiones dentro del partido.

Sobre la remodelación, Oltra ha afirmado que los relevos «garantizan» la continuidad de las políticas emprendidas y, al tratarse de personas que «conocen lo que es la Generalitat», permite comenzar rápidamente a trabajar sobre la base ya cimentada.

El PP cree que debe dimitir

Ante la remodelación, la oposición muestra su descontento sobre la permanencia de Oltra dentro de la institución. Desde el PP de la Comunidad Valenciana indican que «Oltra debería de haber dimitido o haber sido cesada por Puig desde hace ya tiempo, independientemente de la situación procesal. Ha mentido y ha acusado de cacería a la derecha, cuando la única víctima ha sudo la menor abusada». Los populares reprochan que Oltra «no ha pedido perdón» por «acusar de mentirosa» a la niña, algo que hizo «la propia consellería«, añaden.

Te puede interesar

Comentar ()