Ciencia y Tecnología

Apple II: 40 años con un ordenador en casa

Fue el primer ordenador personal producido en masa desde junio de 1977

Informática empieza a ser un término en desuso. Quizás porque es una palabra que ocupa espacio. En 1977, el de una habitación entera. En el Museo de Historia del Informática de la ETSII/UPM hay recreado apenas un fragmento de una sala de ordenadores antigua. Hay un equipo del centro de datos de la Mutualidad de Funcionarios del Estado. Un portátil o, incluso, un móvil, cuenta con más posibilidades que aquellos mastodontes. El llamado Apple II empezó a venderse el 5 de junio de 1977. Y vino a cambiar todo aquello.

«La miniaturización de los equipos ha seguido hasta nuestros días», recuerda Marta Patiño, Subdirectora de Investigación, Innovación y Doctorado de la ETSII/UPM. «Los teléfonos que empleamos hoy en día son infinitamente más potentes los primeros ordenadores tipo PC» o del primer Apple II (48kB de RAM frente a los hasta 3 Gb de los últimos iPhone 7 Plus).

El Kenbak 1 de Blankerbaker era barato, sólo hubo 50 y la empresa cerró

En la carrera por la miniaturización, había algunos pioneros que se habían planteado la locura de meter los computadores en casa. Tenían que ser un electrodoméstico más. Y tenían que servir para jugar. Algunos lo intentaron con discreto éxito.

Antes que el Apple II estuvo el efímero Kenbak-1, que no podía cargar programas. Pero aquello no estaba muy pensado para las oficinas normales ni el hogar.

El ascenso computación personal tiene que ver con la revolución de los componentes. La microinformática, los microprocesadores. Intel dio con la clave. El 8008 data de 1972 y es la base de los populares x86, cuya arquitectura permitió el éxito de los IBM/PC, fueran de la marca que fueran.

Esta semana, se presentaba el último Macintosh, los herederos del Apple II. M.V.

Pero los de la manzana, en 1977, estaban en condiciones de producir un ordenador personal en masa y, por tanto, a un precio razonable. Con un procesador ajeno a Intel, el MOS 6502, atrás quedó el garaje metafórico y el Apple I construido en madera. La empresa de los Steve Jobs y Wozniak ya tenía dinero. El de Mike Markkula.

Era  un todoterreno. Se podía acceder a su interior sin problema para poder ampliarlo. Gráficos a todo color. Se podía enchufar a una tele. Usaba cintas de almacenamiento y disquetes de 5 y cuarto. Era tan bonito… Nacía para seducir y poder convivir en casa. La publicidad de la época lo explotó.

Más allá de las hojas de cálculo que parecían modernizar las oficinas, había software educativo y un juego muy popular: ¿Dónde se esconde Carmen Sandiego?

El PC inaugura los estudios de informática en España

En España, coincidiendo con estos avances en la tecnología, se crea la licenciatura en Informática «empezando a impartirse en 1977 en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Informáticos (antes Facultad de Informática) de la UPM», recuerda Patiño, que celebra este 2017 también ese 40 aniversario junto a las facultades creadas en la UPC y la UPV.

Ciertamente, en nuestro país fuimos por detrás de EEUU. «Los ordenadores tipo PC no se venden para el público general hasta mediados de los ochenta, cuando se comercializan en grandes almacenes. Anteriormente, solo empresas y organismos públicos disponían de ellos», apunta Patiño.

La verdadera revolución del Apple II fue, sin embargo, su competencia. Hizo ver al resto que había un hueco en los hogares para estos cacharros propios de ingenieros. En 1981 nacía el su simbólico rival, el PC compatible o los clónicos (el típico ordenador que primero tendría MS/DOS y luego Windows),  y que pervive hasta nuestros días.

Informática puede sonar a palabra antigua, pero aunque no ocupe tanto espacio, está llamada a lidiar con los retos del presente. Un mundo hiperenganchado que no deja de generar y captar datos (big data). «Se enfrenta al reto de procesar la información que estos millones de dispositivos conectados a internet producen».

Te puede interesar

Comentar ()