Por primera vez en la historia un coche eléctrico ha superado los 1.000 kilómetros recorrido con una sola carga. Lo ha logrado un club de dueños de Tesla en Salerno, al sur de Nápoles, superando el récord que ostentaba una pareja de belgas, que en junio alcanzó los 901 kilómetros sin recargar la batería.

El propio Elon Musk se ha encargado de confirmar, a través de su perfil oficial de Twitter, que es la primera vez que un coche impulsado por electricidad alcanza tal distancia. Lo han hecho con un Tesla Model S 100D, un coche que tiene un alcance de 632 kilómetros a nivel básico y que pasa de 0 a 100 kilómetros por hora en 4,3 segundos, con una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora. El precio, eso sí, es prohibitivo: 112.750 euros, a lo que hay que añadir extras básicos como el propio piloto automático, que pueden sumar otros 10.000 euros más al coste.

Los fanáticos italianos de Tesla han conseguido rodar 1.078 kilómetros sin recargar la batería del coche, lo que les ha llevado 29 horas. Se han turnado cinco conductores diferentes, que han mantenido casi todo el tiempo el coche con el piloto automático para poder desarrollar una velocidad constante que redujera al mínimo el consumo de electricidad.

También circularon con el aire acondicionado apagado y evitando el uso de los frenos, así como una configuración de presión en los neumáticos optimizada para llegar lo más lejos posible y conseguir su desafío.

Para alcanzar su récord consumieron 98,4 kW/h de electricidad, el equivalente a unos 8 litros de gas, tal y como afirmó el presidente del club de fans de Tesla en Italia, Luca del Bo. «Ha sido posible gracias al alto reciclaje de la electricidad, pues el motor transformó en movimiento el 95% de la energía», ha dicho.

La idea de conseguir los 1.000 kilómetros la dio el propio Elon Musk, fundador y CEO de Tesla, que tras el récord de la pareja belga afirmó que la barrera del millar era perfectamente batible con un Tesla Model S 100D con las ruedas adecuadas. Dicho y hecho.