¿Es ético y aceptable utilizar primates en la industria del cine? Para la ONG ‘Neotropical Primate Conservation’ no. Esta organización ha reclamado educar a las audiencias y a la industria del cine para evitar usar ‘actores’ primates en películas y series, por considerarlo poco ético.

En la revista Anthrozoös, el portavoz de esta entidad, Brooke C. Aldrich ha analizado dos décadas de tráilers de películas de habla inglesa entre 1993 y 2013 para comprender el uso moderno de los «actores» primates en la industria del cine. Los primates «actores» han aparecido en muchas películas de Hollywood, como Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!, El Lobo de Wall Street y Babe: El Cerdito en la Ciudad.

Aldrich se ha mostrado muy preocupado por las implicaciones derivadas del uso de «actores» primates en el cine, incluida la trivialización de sus necesidades de conservación y bienestar y su representación como mascotas adecuadas para los espectadores.

Los resultados del estudio indicaron que los primates «actores» en más de la mitad de los casos estudiados se muestran entre humanos y realizan acciones «humanas» la gran mayoría del tiempo. El análisis también reveló que estos individuos se mostraron «sonrientes», lo que en la mayoría de las especies de primates puede indicar sorprendentemente miedo o sumisión.

Otra preocupación es cómo el uso de primates en las películas puede tergiversar sus necesidades de conservación. Un estudio previo detectó que el 35 por ciento de los encuestados pensaba erróneamente que los chimpancés no estaban en peligro debido a sus frecuentes apariciones en cine y televisión, y el uso continuado de «actores» primates probablemente refuerce esta idea errónea.

Aunque el número de películas que presentan «actores» primates es relativamente bajo, el amplio alcance de la industria cinematográfica podría empeorar la comprensión de millones de espectadores sobre las necesidades y los comportamientos de los primates.

Los «actores» primates siguen apareciendo en las películas, a pesar de una comprensión cada vez mayor sobre las necesidades de bienestar de los primates no humanos. Los orangutanes son la única especie con uso decreciente, lo que según la hipótesis de Aldrich podría deberse a su larga lista bajo la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos, lo que los hace más difíciles para los productores de Hollywood.

«Con demasiada frecuencia, las personas bien intencionadas y amantes de los animales no reconocen el sufrimiento de los primates salvajes en cautiverio», señala Aldrich. «Teniendo en cuenta la frecuencia con que las personas ven imágenes de chimpancés ‘sonrientes’ o monos capuchinos, aparentemente felices de estar usando un traje pirata o cepillándose los dientes, no es sorprendente -añade-. Mientras los monos, simios y otros primates continúen siendo representados de esta manera, este tipo de malentendidos probablemente continúen».