Ciencia y Vida | Consumo | Familia

Las bolsas de plástico se prohibirán en 2021 y se cobrarán obligatoriamente en julio

logo
Las bolsas de plástico se prohibirán en 2021 y se cobrarán obligatoriamente en julio
España prohibirá las bolsas de plástico en 2021.

España prohibirá las bolsas de plástico en 2021. EP

Resumen:

El Gobierno ha aprobado hoy el Real Decreto que regulará la prohibición total de las bolsas de plástico.

Esto ocurrirá en 2012 pero a partir del próximo 1 de julio se cobrarán de forma obligatoria, tal como ha avanzado la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que se ha aprobado el Real Decreto que regula la prohibición total de bolsas de plástico.

Así, ha señalado que a partir de 2021 se prohibirán todas las bolsas ligeras (entre 15 micras y 50) y muy ligeras (menos de 15 micras) que no sean biodegradables. Además, el 1 de julio de este mismo año, se cobrarán de forma obligatoria todas las bolsas de plástico, salvo las muy ligeras destinadas a los alimentos por “razones de higiene y para fomentar el consumo a granel, y evitar sobreenvases y el desperdicio alimentario”.

En concreto, en el caso de las bolsas de espesor inferior a 15 micras el precio será de 5 céntimos de euro por bolsa; en las bolsas de entre 15 y 49 micras, de 15 céntimos de euro por bolsa; en las de 50 o más micras, el precio será también de 15 céntimos de euro por unidad y en aquellas con un espesor igual o superior a las 50 micras, con contenido igual o superior a un 50% de plástico reciclado pero inferior al 70%, el precio será de 10 céntimos de euro por bolsa.

Como paso intermedio, la ministra ha detallado que, a partir de enero de 2020, se prohibirán las bolsas de plástico fragmentables –“especialmente dañinas porque tienen aditivos y un mayor impacto”, en palabras de Tejerina– y las muy gruesas, que deberán llevar un 50 por ciento de plástico reciclado.

Tejerina ha calificado de “muy ambicioso” el Real Decreto, que asume “las condiciones más exigentes” planteadas por la Comisión Europea. “España, junto con Francia e Italia, son los países de la UE más ambiciosos”, ha recalcado.

El Gobierno ha aprobado hoy el Real Decreto que regulará la prohibición total de las bolsas de plástico. Esto ocurrirá en 2012 pero a partir del próximo 1 de julio se cobrarán de forma obligatoria, tal como ha avanzado la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que se ha aprobado el Real Decreto que regula la prohibición total de bolsas de plástico.

Así, ha señalado que a partir de 2021 se prohibirán todas las bolsas ligeras (entre 15 micras y 50) y muy ligeras (menos de 15 micras) que no sean biodegradables. Además, el 1 de julio de este mismo año, se cobrarán de forma obligatoria todas las bolsas de plástico, salvo las muy ligeras destinadas a los alimentos por “razones de higiene y para fomentar el consumo a granel, y evitar sobreenvases y el desperdicio alimentario”.

Las bolsas se cobrarán entre cinco y 15 céntimos obligatoriamente a partir de julio

En concreto, en el caso de las bolsas de espesor inferior a 15 micras el precio será de 5 céntimos de euro por bolsa; en las bolsas de entre 15 y 49 micras, de 15 céntimos de euro por bolsa; en las de 50 o más micras, el precio será también de 15 céntimos de euro por unidad y en aquellas con un espesor igual o superior a las 50 micras, con contenido igual o superior a un 50% de plástico reciclado pero inferior al 70%, el precio será de 10 céntimos de euro por bolsa.

Como paso intermedio, la ministra ha detallado que, a partir de enero de 2020, se prohibirán las bolsas de plástico fragmentables –“especialmente dañinas porque tienen aditivos y un mayor impacto”, en palabras de Tejerina– y las muy gruesas, que deberán llevar un 50 por ciento de plástico reciclado.

Tejerina ha calificado de “muy ambicioso” el Real Decreto, que asume “las condiciones más exigentes” planteadas por la Comisión Europea. “España, junto con Francia e Italia, son los países de la UE más ambiciosos”, ha recalcado.

Además, ha subrayado que España es el único país de la UE que incorpora el requisito para bolsas que no están reguladas en este Real Decreto, las muy gruesas, a las que obligará que estén fabricadas en un 50 por ciento con plástico reciclado, un objetivo que ha vinculado con el ámbito de la Economía Circular.

La obligatoriedad de cobrar las bolsas de plástico estaba prevista inicialmente para enero de 2018, aunque posteriormente se retrasó al 1 de marzo, fecha en que volvió a quedar en suspenso a la espera del dictamen del Consejo de Estado, antes de su aprobación definitiva.

Por otro lado, la ministra ha añadido que también se ha presentado a información pública una modificación de la Ley de Residuos que establece la obligación de recoger en los municipios de más de 5.000 habitantes de forma separada, la fracción orgánica de los residuos municipales antes del 31 de diciembre de 2020. “No es casualidad vincular ambos objetivos”, ha indicado Tejerina, que ha reiterado que lo que se persigue es que “el plástico compostable no dificulte el reciclado”.

El Real Decreto también contempla una campaña de sensibilización con información para los usuarios y un registro de productores “para evaluar y dar cuenta de cómo España cumple con los objetivos”, según la ministra.

El Real Decreto contempla una campaña de sensibilización con información para los usuarios y un registro de productores

En cuanto al Registro de Productores, estará adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y contará con una sección dedicada a los fabricantes e importadores de bolsas de plástico, para cumplir con la obligación de remitir anualmente la información sobre bolsas puestas en el mercado por los fabricantes a la Comisión Europea y saber lo que se pone en el mercado y su evolución, para poder conocer la efectividad de las medidas puestas en marcha y, en su caso, plantear nuevas soluciones.

“Este Real Decreto es un primer paso para evitar los residuos en la naturaleza porque en breve se aprobará la Estrategia de Economía Circular, con el fin de fomentar la reutilización y reducir los residuos”, ha señalado Tejerina.

Doce minutos de uso, 100 años para descomponerse

Como ha explicado la ministra, el objetivo de todas estas medidas es tener “una naturaleza libre de residuos de plásticos”, al tiempo que ha destacado el hecho de que “el 90% de las bolsas de plásticos se usan una sola vez, con un uso de entre 12 y 25 minutos cuando luego tardan más de 100 años en descomponerse”.

En este punto, también ha lamentado que, a nivel mundial, cada año terminan en el mar entre cinco y trece millones de toneladas de plásticos, una cifra que llega al medio millón en aguas de la UE. La ministra también ha puesto el foco en el hecho de que las bolsas de plásticos son uno de los 10 productos que más se encuentran en la basura, por lo que su impacto no es sólo ambiental sino que también repercute en sectores como el turismo o actividades como la pesca.

En la última década, España ha reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector.

Reacción de Greenpeace

Para la organización ecologista Greenpeace “el Real Decreto que se ha aprobado hoy mismo en España con más de un año de retraso y que entrará en vigor el 1 de julio de 2018 no ha sido nada ambicioso con respecto a las medidas que se planteaban desde la Directiva Europea, ya que principalmente fomentan la sustitución de bolsas de plástico por bolsas biodegradables. Las bolsas biodegradables que se componen de un elevado porcentaje de plástico no se degradan fácilmente aunque presenten un porcentaje de materia biodegradable”.

Para la ONG el uso de bolsas biodegradables o compostables no es la solución porque “en el tiempo que estas bolsas tardan en descomponerse generan microplásticos en el medio ambiente, con todos los problemas añadidos que la existencia de estos fragmentos de plástico generan en el medio ambiente. Esta sustitución de unas bolsas por otras no soluciona el problema que generan cuando llegan al mar, ya que sean “biodegradables” o no, si esas bolsas llegan al mar, pueden ser ingeridas igualmente por una tortuga, o sus fragmentos por otros animales, como los peces que posteriormente nosotros mismos consumimos”.