Es un ser tan fascinante como aterrorizador. Las medusas son uno de los seres más enigmáticos de los mares y mientras embelesa en los tanques de los acuarios, nos hace salir huyendo de las playas ante su amago de presencia… o quizás no. ¿Hay lugares del mundo donde la gente juega con ellas? ¿Es verdad que no todas pican? ¿Pueden ser asesinas? ¿Son el animal más primitivo del planeta? Nos vamos hasta el Oceanogràfic de Valencia para comprobarlo. Allí exhiben, estudian y crían más de 1.000 ejemplares de 16 especies.

El Independiente se mete en los tanques de medusas del Oceanogràfic de Valencia para observar de cerca algunas hipnóticas variedades conservadas en sus aguas, y charlamos con la bióloga Carmen Tomás sobre algunas creencias respecto a este animal. | Vídeo: M. Viciosa y Erica Moreno


 

  1. ¿Hay que alejarse siempre de ellas?

    Raramente veremos jugar a gente en la playa con sus restos, pero hay lugares del mundo donde ocurre. Las medusas no es que piquen mordiendo o chupando como los mosquitos, ya que usan su boca sólo para comer y no se alimentan de nuestra sangre. «Es un mecanismo de defensa. Tienen en sus tentáculos unas células especiales que producen esa reacción en nuestra piel al contener un veneno», explica la bióloga del Oceanogràfic Carmen Tomás, responsable de las medusas en ese centro. Pero no son cazadoras. Al rozarlas, incluso muertas, pueden provocar una erupción. Pero hay especies cuya picadura o efecto del roce es muy leve o nulo (como el de la Leucocea o la Salpa, de ahí que haya playas, por ejemplo de mares fríos, donde hasta los niños jueguen con sus restos. En cualquier caso, conviene no acercarse a estos seres, especialmente por nuestras playas. Las más comunes en aguas mediterráneas son las Aurelia Aurita, transparentes con tonos azulados o rosas. Pican, pero no de manera muy dolorosa.

  2. ¿Llegan a la costa atraídas por el calor?

    Incorrecto. Llegan a la costa arrastradas por las corrientes. En general, se dejan llevar. «Hay medusas de agua fría y medusas de agua caliente», señala Tomás.

    Un niño observa medusas en el Oceanogràfic

    Un niño observa medusas en el Oceanogràfic M. Viciosa

  3. ¿Son el animal más primitivo?

    Técnicamente, no. Aunque se suele decir que guardan el secreto de la evolución. La especie Mnemiopsis leidyi fue secuenciada genéticamente en 2013. Existen registros de fósiles de la Era Primaria (hace más de 500 millones de años). Son del grupo de los Cnidarios y aparecieron antes que las esponjas. «Yo diría que son animales que se han adaptado al medio. Hubo medusas en épocas primitivas, pero aquellas se han extinguido y han ido dando lugar a otras nuevas», apunta la bióloga del Oceanogràfic.

  4. ¿Si pican, hay que echar arena u orina?

    Hay tantos remedios caseros como tipos de medusas. Nunca se debe rascar ni frotar con arena. Lo mejor, si no sucede en una playa vigilada, acudir al puesto de socorro. Existe la creencia de que orinar sobre la picadura alivia la urticaria. «Entre echar arena o mear, mear», afirma categórica Tomás.

    Es un tipo de células de la medusa lo que se nos adhieren a la piel cuando salen del aguijón. Se conocen como cnidocitos o cnidoblastos, que tienen como objetivo la defensa del animal y la captura de presas para alimentarse. Por así decirlo, fuera de la medusa, tienen vida propia. Si mueren esas células, dejan de emanar el elemento tóxico. Un ácido, como el de la orina, podría neutralizarlas, aunque no es la mejor de las soluciones. En este sentido, puede ser preferible el ácido acético del vinagre.

    Basta un cambio de salinidad de las células puede aumentar la presión y liberar más veneno, tal y como ocurre con la orina o el agua dulce. De ahí que sólo el agua salada de mar puede suponer un ligero alivio. Así pues, siempre que se pueda, al puesto de la Cruz Roja.

  5. ¿Hay medusas asesinas?

    La no medusa asesina, carabela portuguesa

    No medusa asesina, carabela portuguesa V. Ponce (CC)

    Es Falso. «Lo que pasa es que podemos ser muy sensibles a su picadura y es muy relativo». Cada año se suele calificar la conocida como carabela portuguesa (Physalia physalis) como medusa asesina. Para empezar, no es exactamente una medusa, sino una agrupación de pólipos en forma de colonia.Se alimenta de peces pequeños y plancton. Su picadura en humanos es muy dolorosa, y sólo mortal en casos de reacciones muy extremas. Es el caso de la avispa de mar (Chironex fleckeri), que habita en aguas australianas, su veneno sí puede ser mortífero si entra en el torrente sanguíneo, pero depende mucho del individuo y sus condiciones.

  6. ¿Es verdad que carecen de cerebro?

    Totalmente cierto. Y son casi todo agua, hasta el 95%. «Lo que tienen a modo de sistema nervioso es un conjunto de células especializadas». Aún hay algo más sorprendente: «Son el primer ejemplo de animales sin cerebro que duermen», subraya Paul Sternberg, el coautor de un estudio publicado en Current Biology. Aquel descubrimiento empujó hacia atrás el origen del sueño en el árbol evolutivo de la vida, antes de la aparición de un sistema nervioso centralizado.