Ciencia y Tecnología | Medio Ambiente Investigación española

Graban por primera vez a una flor frotando sus estambres para fecundarse

El vídeo demuestra que son capaces de autopolinizarse incluso antes de estar expuestas a insectos, contraviniendo la evolución adaptativa

Detalle de anteras frotándose en una flor

Detalle de anteras frotándose en una flor F. Perfectti

Plantas que frontan sus órganos de reproducción de manera eficiente y sistemática. Es la estrategia de las flores del Erysimum incanum que acaban de capturar in fraganti las cámaras de un equipo de científicos liderado por la Universidad de Granada (UGR). Por primera vez han grabado en vídeo, y a alta velocidad, el proceso de autopolinización que han bautizado como frote de anteras. Las anteras son los extremos de los estambres de la flor que contienen el polen.



Científicos españoles lo han grabado por primera vez en un timelapse a un ejemplar de Erysium incanum abriendo sus flores. Le basta su propio polen. No le hacen falta insectos y en este vídeo han visto por primera vez por qué. La flor frota sus anteras llenas de polen para garantizar que caiga en el órgano femenino antes incluso de que la flor se exponga a los insectos, contraviniendo las «leyes» de la evolución adaptativa.
| Vídeo: Francisco Perfectti / Mario Viciosa.

 

Este estudio, publicado en la revista The American Naturalist, supone el descubrimiento de un fenómeno único y desconocido hasta ahora en el ámbito de la botánica, según ha informado este jueves la Universidad de Granada.

Se trata de movimientos autónomos, repetidos y coordinados de los estambres sobre los órganos femeninos de la flor, durante su apertura. En concreto, un mecanismo que consiste en un movimiento prolongado durante horas, en las que las anteras de las flores (la parte terminal del estambre, donde se produce el polen) llevan a cabo su frotación sobre el terminal femenino de las mismas (estigma).

Este mecanismo es diferente de los casos conocidos de autopolinización retrasada porque asegura la fecundación incluso antes de que las flores estén expuestas a la visita de los polinizadores. Resulta interesante ver por qué la evolución ha hecho esto que, teóricamente, no es tan adaptativo. Precisamente la naturaleza inventó la reproducción sexual para fomentar la variedad genética y evitar que los errores y fallos se acumulen de generación en generación.

Una estrategia común, pero no tan adaptativa

Como explica el autor principal del trabajo, Mohamed Abdelaziz Mohamed, profesor del departamento de Genética de la UGR, «la mayoría de las plantas han desarrollado mecanismos para prevenir los efectos nocivos de la endogamia». «Sin embargo, existen algunas plantas que se han especializado en reproducirse de forma autógama, esto es, sin necesidad de cruzarse con ninguna otra», añade. En realidad, lo hace hasta un 20% de la flora.

Estas últimas siempre son derivadas de las primeras, de modo que los mecanismos que favorecen la autogamia deberían ser frecuentes en la naturaleza. Curiosamente, dichos mecanismos que favorecerían la autogamia no se han descubierto con tal frecuencia, siendo mecanismos pasivos, en su mayoría, los pocos que se han descrito.

Los movimientos en las plantas son, en general, poco aparentes y tienden a pasar desapercibidos

A simple vista, «los movimientos en las plantas son, en general, poco aparentes y tienden a pasar desapercibidos. En pocos casos aparecen movimientos coordinados y repetidos», señalan Francisco Perfectti y Mohammed Bakkali, también autores del trabajo y profesores del departamento de Genética de la UGR.

En la investigación, que cuenta también con José María Gómez, del CSIC, y Enrica Olivieri, alumna de la UGR, como autores, también se demuestra que el masajeo de anteras es suficiente para producir deposición de granos de polen sobre el estigma de la flor y, por tanto que haya polinización, alcanzando por sí solo valores de éxito reproductivo similares a los que se alcanzan mediante la polinización artificial o la fecundación cruzada.

Según informa la institución educativa, el presente descubrimiento abre una nueva vía en el entendimiento de la reproducción en plantas y, por tanto, de la evolución de las mismas.

Comentar ()