Astronomía | Inteligencia artificial & CienciaFotografía planetaria

Anticiclón en Júpiter y Neptuno: la tempestad de los planetas

El Hubble capta la formación de una mega tormenta en Neptuno. Juno sigue de cerca la tempestad de la Gran Mancha de Júpiter

logo
Anticiclón en Júpiter y Neptuno: la tempestad de los planetas
Tormenta gigante en Neptuno y ojo anticiclónico en Júpiter

Tormenta gigante en Neptuno y ojo anticiclónico en Júpiter E.I.

Resumen:

El tiempo está loco en los planetas. Basta mirar a los cielos. Por ejemplo con el telescopio espacial Hubble. El ojo galáctico ha captado el nacimiento de una enorme tormenta en en Neptuno. Por otro lado, tiempo anticiclónico en Júpiter, conforme a las últimas imágenes de la sonda Juno. El particular anticiclón de las Azores jupiteriano es el Ojo o Gran Mancha Roja. Las altas presiones llevan dominando nada menos que 300 años, aunque, a diferencia de en la Tierra, en Júpiter y en Neptuno no implican tiempo tranquilo y soleado.

A diferencia de la tierra, las altas presiones no implican buen tiempo

Volviendo al planeta azul, al igual que la Gran Mancha de Júpiter, las Grandes Manchas Oscuras de Neptuno son tormentas que se forman desde áreas de alta presión atmosférica. En contraste, las tormentas en la Tierra se forman alrededor de áreas de baja presión. Se han visto un total de seis manchas oscuras en Neptuno a lo largo de los años. La sonda Voyager 2 identificó dos tormentas en 1989. Desde el lanzamiento del Hubble en 1990, se han visto cuatro más de estas tormentas. Las nubes de gran altitud están formadas por cristales de hielo de metano, que les dan su característico color blanco brillante. Los científicos sospechan que estas nubes de metano acompañan las tormentas que forman manchas oscuras, que se ciernen sobre ellas como las nubes lenticulares cubren las montañas altas de la Tierra.

En el nuevo estudio, los científicos planetarios analizaron las fotos del gigante azul de hielo tomadas en los últimos años y describieron el crecimiento de una nueva Gran Mancha Oscura que se hizo visible en 2018. Al estudiar las nubes que aparecieron dos años antes, los investigadores concluyen que se originan mucho más frecuentemente de lo que se pensaba anteriormente.

Manchas oscuras que denotan la formación de una gran nueva tormenta

Manchas oscuras que denotan la formación de una gran nueva tormenta NASA

Los nuevos hallazgos brindan información sobre el funcionamiento interno de los planetas gigantes de hielo poco conocidos, pero también tienen implicaciones para el estudio de mundos más allá del sistema solar. “Si estudias los exoplanetas y quieres entender cómo funcionan, primero debes entender nuestros planetas”, explica Amy Simon, científica planetaria de la NASA en Greenbelt (EE.UU.). “Tenemos muy poca información sobre Urano y Neptuno”.

El Ojo que nada lo ve

Esta impactante vista de la Gran Mancha Roja de Júpiter y el turbulento hemisferio sur fue capturada por la nave Juno de la NASA mientras realizaba un sobrevuelo cercano al gigante planeta gaseoso. Y ha sido reconstruida por un astrónomo aficionado.

Gran Mancha Roja de Júpiter

Gran Mancha Roja de Júpiter NASA/JPL

La Gran Mancha Roja es el mayor vórtice anticiclónico de Júpiter y el detalle de su atmósfera más conocido a nivel popular. Comparable a una enorme tormenta, se trata de un remolino que podría existir desde hace más de 300 años y caracterizado por vientos en su periferia de hasta 400 kilómetros por hora. Su tamaño es lo bastante grande (en dirección este-oeste) como para englobar más de dos veces el diámetro de la Tierra. El remolino gira en sentido antihorario.

Juno tomó las tres imágenes utilizadas para producir esta imagen a color el 12 de Febrero de 2019, entre las 17.59 y las 18.39 GMT, mientras la nave espacial realizaba su decimoséptimo sobrevuelo cercano a Júpiter para recabar información científica.

En el momento en que se tomaron las imágenes, la nave espacial se encontraba entre a 26.900 kilómetros y 95.400 kilómetros sobre la cima de las nubes de Júpiter, por encima de una latitud sur que abarca desde aproximadamente 40 a 74 grados. El científico ciudadano Kevin M. Gill creó esta imagen utilizando datos del generador de imágenes JunoCam de la nave espacial.