Animales | Inteligencia artificial & Ciencia

Así pica la carabela portuguesa que te puedes encontrar en la playa este verano

El contacto con los filamentos urticantes de esta especie provoca una intensa sensación de quemazón, picor e inflamación local.

logo
Así pica la carabela portuguesa que te puedes encontrar en la playa este verano
La no medusa asesina, carabela portuguesa

La no medusa asesina, carabela portuguesa V. Ponce (CC)

Resumen:

La joven herida tras sufrir la picadura de una carabela portuguesa el pasado martes en la playa de Puntas de Calnegre, en el término municipal de Lorca (Murcia), recibió este jueves el alta en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia en el que estaba ingresada, según han confirmado a Europa Press fuentes del centro sanitario.

La joven estaba ingresada desde el pasado martes por la tarde, cuando sufrió la picadura, aunque su estado de salud era bueno y estaba recibiendo analgesia, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Salud.

El Servicio Murciano de Salud (SMS) recuerda que la carabela portuguesa es una falsa medusa, también llamada botella azul porque la parte flotante se asemeja a una bolsa azul transparente rellena de gas. No obstante, explica que es muy infrecuente encontrarla en las playas de la Región.

Aunque esta especie suele flotar, en caso de temporal se desinfla y se hunde para evitar el oleaje. En caso de picadura, recomienda avisar al socorrista más cercano o acudir al puesto de auxilio para recibir atención. Asimismo, aconseja aplicar una solución tópica de bicarbonato sódico.

Si el dolor es muy intenso o el estado de la persona empeora, recuerda que deberá acudir de inmediato a un centro médico o servicio de urgencia. En caso de avistamiento, el SMS insta a llamar al puesto de socorrismo más cercano o al Teléfono Único de Emergencias 1-1-2.

SÍNTOMAS

Según la guía difundida por el 112, el contacto con los filamentos urticantes de esta especie provoca una intensa sensación de quemazón, picor e inflamación local; y dolor muy agudo que puede provocar un ‘shock’ anafiláctico e incluso pérdida de la conciencia si la zona afectada es extensa.

La persona afectada también puede experimentar mareos, fiebre, sudoración, entumecimiento muscular, dificultades respiratorias y taquicardia.

Por último, recomiendan para prevenir las picaduras «no subestimar la situación» y evitar las zonas de baño donde se hayan avistado ejemplares. A su vez, aunque se encuentren muertas no se deben tocar, ya que su veneno es potente y persiste hasta 24 horas en condiciones de sequedad. Si se tocan, no hay que llevarse las manos a los ojos o boca.

Las cremas solares pueden proteger de la picadura porque tienen cierta capacidad para aislar la superficie corporal de los tentáculos. Dentro del agua, es conveniente utilizar ropa protectora de licra o neopreno, y recomiendan especial cuidados para niños, personas mayores y personas con antecedentes alérgicos, cardiovasculares o asmáticos.