Ciencia y Tecnología

Las precipitaciones de Filomena igualaron al consumo de agua de las ciudades durante un año entero

toledo-filomena-hielo-899x600

Vista general de Toledo cubierta por la nieve. EFE

La borrasca ‘Filomena’ dejó en España de 7 al 10 de enero una acumulación de 5.000 hectómetros cúbicos (hm3) de agua, que equivale al consumo de agua de las ciudades durante un año, según datos aportados por las Confederaciones Hidrográficas y las mediciones de pluviometría de 70 estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Los resultados hídricos son una estimación inicial que tendrá que comprobarse según se vaya fundiendo la nieve que aún queda. El estudio ha tenido en cuenta también las imágenes por satélite que calcula que la superficie nevada de la Península alcanzó una superficie de 256.000 kilómetros cuadrados, en torno a la mitad del la superficie peninsular.

En total, el Programa de evaluación de los recursos hídricos procedentes de la innovación (ERHIN) ha estimado en unos 5.000 hm3 la cantidad de aportaciones de agua que ha dejado ‘Filomena’.

En concreto, se ha calculado el volumen total de recursos hídricos
en España ronda los 100.000 hm3 al año, la capacidad total de los embalses españoles es de unos 55.000 hm3 y en estos momentos almacenan unos 28.000 hm3.

Además, señala que el volumen estimado de agua reutilizada supone unos 380 hm3 al año y la desalación anual alcanza unos 540 hm3, mientras que la demanda anual de agua es de unos 32.000 hectómetros cúbicos. Precisamente, el abastecimiento a las poblaciones supone en torno a 5.000 hectómetros cúbicos anuales, más o menos la cantidad que en apenas tres días dejó ‘Filomena’.

En este contexto, el Ministerio valora que esta acumulación permitirá aumentar la reserva de agua durante el resto del año, principalmente en zonas de montaña.

El Programa ERHIN se desarrolla desde 1984 para estimar el volumen de agua de forma de nieve en las principales cordilleras españolas para optimizar la gestión de los recursos hídricos y, en especial, conocer de forma anticipada las aportaciones previstas a los principales embalses.

De todas formas, los resultados tendrán que ir contrastándose según se funda la nieve y se traduzca en un incremento de los caudales de los ríos, los volúmenes en los embalses y los incrementos en los niveles de los acuíferos.

De los 5.000 hm3 recogidos, la mayor cantidad de agua en forma de nieve se ha observado en la cuenca del Ebro, que se calcula en 1.955,26 hm3, seguida por el Tajo, que ha sumado 1.063,25 hm3 y por el Júcar, con 895,47 hm3.

Por el contrario, las que menos se beneficiaron de ‘Filomena’ fue Galicia, donde no precipitó, de modo que en la cuenca del Miño sumó 0 hm3 de nieve y la del Miño-Sil, apenas 0,72 hm3.

Te puede interesar

Comentar ()