Ciencia y Tecnología

El tiempo: Protección Civil alerta por el temporal en casi toda la Península y Baleares

Oleaje en el puerto de Ribadesella (Asturias).

Oleaje en el puerto de Ribadesella (Asturias). EP

A medida que pasan las horas, el tiempo empeora en la práctica totalidad de España.

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias alerta a prácticamente toda la Península y Baleares por temporal de fuertes vientos en tierra y mar de hasta 90 kilómetros por hora y olas de 9 metros de altura, así como por precipitaciones de lluvia y nevadas que podrán ser abundantes y superar los 20 centímetros de espesor, a consecuencia de las borrascas Gerard y Fien que afectan esta semana hasta el viernes a buena parte del país.

En concreto, y de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el fuerte oleaje, de hasta 9 metros de altura, afectará prácticamente a todas las costas de la Península, Baleares y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, mientras que en tierra los vientos soplarán con rachas superiores a 90 kilómetros por hora.

Este mismo lunes el temporal marítimo afecta a Galicia, Cantábrico y Mediterráneo, con olas de 6 a 9 metros en las costas del norte y de 3 a 4 metros en las del Mediterráneo. De hecho, Protección Civil destaca que este lunes en el País Vasco y el martes en Galicia, el nivel de alerta es de aviso rojo, es decir, riesgo extremo.

El miércoles la cota de nieve empezará a descender de forma progresiva y caerá hasta los 300-700 metros en el norte y centro de la Península

Además, el miércoles la cota de nieve empezará a descender de forma progresiva y caerá hasta los 300-700 metros en el norte y centro de la Península y 700-1.100 metros en el resto de la Península y Baleares. Al mismo tiempo lluvias serán generalizadas y persistentes en Galicia, el área cantábrica y Pirineos.

El lunes y el martes en Baleares y en las mitades norte y este peninsulares soplará viento fuerte, con rachas que podrían superar los 90 kilómetros por hora.

En cuanto a las lluvias, serán generalizadas y persistentes en Galicia, área cantábrica y Pirineos con acumulaciones de 60 a 80 litros por metro cuadrado en 12 horas en amplias zonas, informa Europa Press.

A partir del miércoles, se registrará un descenso progresivo de las cotas de nieve, alcanzando los 300-700 metros en el norte y centro peninsular (sin descartarse que puedan bajar aún más) y los 700-1.100 metros en el resto de la Península y Baleares. Se espera que las acumulaciones alcancen o superen los 20 centímetros. En zonas de la cordillera Cantábrica, montes de León, montañas de Galicia y Pirineos.

Ante esta situación, la Dirección General Civil y Emergencias recuerda que está activado el Plan Estatal General de Emergencias de Protección Civil (PLEGEM) en fase de ‘Alerta y Seguimiento Permanente’, así como los planes de protección civil autonómicos de Aragón, Cataluña, Cantabria y un visor de la Red de Alerta Nacional, que está funcionando en fase de pruebas, donde se pueden consultar los avisos y, en su caso, alertas previstos para las próximas 24 horas.

En este contexto meteorológico, Protección Civil recomienda ante los vientos costeros que quien se encuentre en zonas marítimas procure alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes.

Además, aconseja no estacionar los vehículos en zonas que puedan resultar afectadas por el oleaje, ya que en estas situaciones el mar adquiere condiciones extraordinarias y puede arrastrar a quien se encuentre en las proximidades del mar; ni tampoco poner en riesgo la vida para captar imágenes espectaculares ante el fuerte oleaje.

Por otro lado, para prevenir los daños que pudieran provocar los fuertes vientos Protección Civil insiste en que conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública, así como alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse y abstenerse de subir a andamios sin las adecuadas medidas de protección.

A los conductores les recomienda extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido y que presten atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.

Protección Civil recomienda ante los vientos costeros que quien se encuentre en zonas marítimas procure alejarse de la playa y de otros lugares bajos

En cuanto al riesgo por nevadas, Protección Civil aconseja viajar por carretera solo si es imprescindible y, en ese caso, ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo.

Bajo esa circunstancia, la de nevadas, recomienda revisar los neumáticos, anticongelante y frenos. Además, insiste en la importancia de tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina y llevar neumáticos de invierno o cadenas y ropa de abrigo con teléfono móvil y batería de recambio.

En el caso de quedar atrapado en la nieve, Protección Civil argumenta que es aconsejable permanecer en el coche, con la calefacción puesta renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo. Asimismo, Protección Civil informa a quien se quede aislado y necesite ayuda, que no intente resolver la situación de manera unilateral, sino que trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.

Ante lluvias intensas, Protección Civil indica a los conductores que disminuyan la velocidad, extremen las precauciones y no se detengan en zonas por donde pueda discurrir gran cantidad de agua. En caso de tener que viajar, recomienda hacerlo por las principales autovías y autopistas.

Al mismo tiempo, ante la posibilidad de tormentas súbitas y lluvias intensas, Protección Civil insta a tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos, ya que el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

En ese sentido, subraya que si empieza a llover de manea torrencial es necesario pensar que existe riesgo de inundación, por lo que aconseja no atravesar con vehículo ni a pie los tramos inundados porque se desconoce lo que puede haber bajo el agua y, por el contrario, localizar los puntos más altos de la zona. En esa situación, pide no intentar salvar el automóvil en medio de una inundación.

A quien se encuentre en el campo, le sugiere alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas así como evitar atravesar los vados inundados e, igualmente, dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Finalmente, aconseja a los ciudadanos que permanezcan informados en todo momento de la evolución del pronóstico meteorológico para conocer los posibles cambios.

Te puede interesar

Comentar ()