Agentes de la Policía Local de Valdemoro atraparon ayer martes una culebra bastarda de más de un metro de larga en una vivienda de la localidad, que llegó a morder a un agente durante la captura, ha informado el Cuerpo Local en redes sociales.

Posteriormente, fue entregada al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que la liberará en su entorno. El agente se encuentra bien porque aunque es una serpiente venenosa no es perjudicial para los humanos, aunque sí dolorosa.

La culebra ‘bastarda’ o de ‘Montpellier’ (Malpolon monspessulanus) es un reptil que puede llegar a medir hasta 2,5 metros. Se alimenta de pequeños mamíferos como ratas, ratones o crías de conejo, así como aves, lagartos y de otros ofidios de menor tamaño. Si se siente molestada se erguirá y emitirá un siseo penetrante.

En España ocupa principalmente la zona mediterránea aunque está presente en la Comunidad de Madrid y en el resto de la Península Ibérica, excepto en la cornisa cantábrica y en los valles pirenaicos. Habita ambientes soleados y es de costumbres diurnas.