El reciente descubrimiento de agua en la Luna abre se han convertido en el próximo objetivo de la agencia espacial. Ya se ha fijado el año 2024 para que veamos a la primera mujer en el satélite. No se sabe quienes serán los astronautas pero el que ya tiene billete es VIPER que se espera llegue a la Luna en 2022.

Este rover de exploración tendrá la misión de mapear la ubicación ubicación y concentración del hielo de agua en la región del polo sur de la Luna. VIPER dará detalles a nivel de superficie de dónde está el agua y cuánta está disponible para su uso. Esto es importante de cara al objetivo a largo plazo de poder establecer una base en la Luna y ayudará a explorar Marte.

Un rover con faros

Este vehículo, que es del tamaño de un carrito de golf utilizará varios instrumentos científicos, incluido un taladro de 1 metro, para muestrear varios entornos de suelo. VIPER, recopilará unos 100 días de datos que se utilizarán para informar los primeros mapas de recursos hídricos de la Luna. 

Para moverse el VIPER dependerá de un sistema de luces y cámaras montadas en el rover para mantenerse alejado de las rocas, descender pendientes pronunciadas hacia cráteres y evitar otros peligros potencialmente fatales.

“La clave para vivir en la Luna es el agua, lo mismo que aquí en la Tierra”, ha manifestado Daniel Andrews, gerente de proyecto de la misión VIPER y director de ingeniería del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley. “Desde la confirmación del hielo de agua lunar hace diez años, la pregunta ahora es si la Luna realmente podría contener la cantidad de recursos que necesitamos para vivir fuera del mundo. Este rover nos ayudará a responder las muchas preguntas que tenemos sobre dónde está el agua y cuánto podemos usar «. 

El programa Artemis de la NASA comienza una nueva era en la que los robots y los humanos que trabajan juntos ampliarán los límites de lo que es posible en la exploración espacial. En colaboración con socios comerciales e internacionales como la Agencia Espacial Europea, la ambición de la NASA es lograr una presencia sostenible a largo plazo en la Luna, permitiendo a los humanos ir a Marte y más allá.  

“Es increíblemente emocionante tener un vehículo explorador yendo al entorno nuevo y único del Polo Sur para descubrir dónde exactamente podemos recolectar esa agua”, dijo Anthony Colaprete, científico del proyecto VIPER. «VIPER nos dirá qué ubicaciones tienen las concentraciones más altas y qué tan profundo debajo de la superficie hay que ir para tener acceso al agua».