Medio Ambiente

Baleares aprueba su Ley de Cambio Climático y prohíbe los diésel desde 2025

Un vehículo diésel repostando.

Un vehículo diésel repostando. europa press

El Parlament balear ha aprobado este martes una ley que impedirá circular con nuevos vehículos diésel en las islas a partir de 2025 y desde 2035 la prohibición se ampliará a los nuevos automóviles de gasolina.  La Ley de Cambio Climático y Transición Energética de las Islas Baleares ha sido ratificada con el voto de la mayoría de izquierdas de la cámara legislativa y el rechazo de algunos de los puntos más restrictivos por parte de PP y Ciudadanos, que sí han apoyado otras secciones del articulado.

Una ley que marca la senda más verde de la agenda ecologista del país y que ha sido muy bien acogida por los grupos ecologistas como Greenpeace, Amigos de la Tierra y SEO/BirdLife. No tan buena acogida ha tenido entre la oposición. El PP ha acusado al Govern de imponer prohibiciones nocivas para la economía balear y ha pedido la retirada de la ley, como planteó por carta el presidente de Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, una intervención que han criticado todos los portavoces de izquierdas por considerarla una injerencia ilegítima en la autonomía del Parlament.

«Ser los primeros siempre tiene riesgos, pero no nos podemos permitir el lujo de perder más tiempo»

«Ser los primeros siempre tiene riesgos, pero no nos podemos permitir el lujo de perder más tiempo», ha remarcado en su defensa de la ley el conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, que ha defendido que la sostenibilidad energética «puede y debe ser un atractivo más» de Baleares como destino turístico. Pons ha subrayado el carácter pionero de la ley balear, que se adelanta al veto a los vehículos movidos por combustibles fósiles previsto en la Unión Europea para 2050, aunque establece que los coches, motos, camiones y furgonetas diésel y gasolina matriculados antes de 2025 y 2035, respectivamente, podrán seguir circulando hasta la prohibición definitiva.

En el ámbito de la movilidad la ley contempla otras medidas como la obligación de que las empresas de alquiler de vehículos vayan incorporando progresivamente los coches eléctricos a sus flotas, para pasar de un 2 % el año próximo al 100 % en 2035.  Asimismo, se dotará a los municipios de herramientas normativas para restringir la circulación de vehículos en zonas altamente contaminadas y se extenderán las limitaciones de emisión de gases nocivos al sector náutico de transporte de pasajeros y mercancías y de recreo.

La normativa incluye nuevas obligaciones para fomentar la generación de energía con fuentes renovables, como la de incorporar placas fotovoltaicas en los nuevos aparcamientos de más de 1.000 metros cuadrados y en los de más de 1.500 metros cuadrados ya existentes. También tendrán que captar energía solar los nuevos edificios de más de 1.000 metros cuadrados y los antiguos que sean reformados. La Ley de Cambio Climático contempla el proceso de desmantelamiento progresivo de las centrales eléctricas de gasóleo y carbón de Es Murterar (Mallorca), Mahón, Ibiza y Formentera, con lo que el abastecimiento del archipiélago dependerá de la autogeneración con fuentes renovables y la conexión por cable eléctrico submarino con la península.

Para la reducción del consumo energético, todo el alumbrado público será de bajo consumo en 2025 y las grandes y medianas empresa tendrán que calcular y registrar su «huella de carbono» en 2020 para ejecutar planes para reducirla de 2025.

Apoyo de los grupos ecologistas

La organización conservacionista SEO Birdlife ha calificado de «avanzada y puntera» la Ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobada este martes en Baleares, que considera «un buen paso hacia la transición ecológica que necesita este país». Tras la aprobación esta mañana en el Parlament balear de la ley que ha descrito como «un texto necesario, de vanguardia, en línea con el que ya existe en Cataluña», la entidad ha animado en un comunicado al Gobierno central a que «no demore más» el texto de la prometida ley nacional de este ámbito.

La organización es partidaria de desarrollar más la relación entre la planificación sectorial tradicional (ambiental, energética, de ordenación urbanística y del territorio) y la nueva planificación de energía y clima, y cómo este aspecto va cada vez más a condicionar el mix energético de las islas y el grado de dependencia de la conexión submarina con la Península.

La directora ejecutiva de SEO Birdlife, Asunción Ruiz, ha calificado de “muy satisfactorio ver cómo algunas autonomías se alzan con el liderazgo en políticas clave de nuestro tiempo, y asumen con total seriedad el reto que supone el cambio del clima y, por ende, el cambio global».

A falta de conocer el texto final de la ley, la organización ecologista Greenpeace valora positivamente que «ésta incluya el cierre de dos grupos de la térmica de carbón de Es Murterar (ubicada en el municipio mallorquín de Alcudia) en 2020 y los dos grupos restantes en 2025 habiéndose llegado a un acuerdo con Endesa, la empresa propietaria de la central, con un cierre escalonado y el mantenimiento de los puestos de trabajo», asegura el comunicado de la organización.

Greenpeace hace hincapié en la urgencia de actuar frente al cambio climático y lamenta que el Gobierno de España no haya presentado aún una ley de Cambio Climático y Transición Energética, con un calendario que fije 2025 como fecha límite para el cierre de las centrales térmicas de carbón y nuclear y su sustitución por energías renovables.

“Los gobiernos no están actuando con la premura necesaria para limitar el calentamiento global a 1’5 ºC por eso consideramos una buena noticia la decisión del Parlamento balear de aprobar una Ley de Cambio Climático lo suficientemente ambiciosa”, declara José Luis García, responsable del Programa de Cambio Climático Greenpeace España. “El Gobierno español debería inspirarse en esta ley y presentar la suya de una vez por todas”.

Comentar ()