Medio AmbienteProyección del cambio climático

Los glaciares alpinos, en riesgo de desaparecer antes de 100 años

La mitad de los glaciares de los Alpes desaparecerá irremediablemente para 2050

logo
Los glaciares alpinos, en riesgo de desaparecer antes de 100 años
Glaciar Gorner, en los Alpes, en 2017

Glaciar Gorner, en los Alpes, en 2017 M. Huss

Resumen:

Por más que reduzcamos hoy las emisiones de dióxido de carbono, ya es tarde: la mitad de los glaciares de los Alpes están condenados a desaparecer en 2050. Medio siglo más tarde, el 90% se habrá derretido, como consecuencia del cambio climático si no tomamos medidas para reducir el calentamiento global. Así se desprende del primer gran estudio de 4.000 glaciares alpinos realizado por la ETH de Zúrich.

Después de 2050, “la evolución futura de los glaciares dependerá en gran medida de cómo evolucionará el clima”, dice el líder del estudio Harry Zekollari, investigador de ETH Zurich y el Instituto Federal Suizo de Investigación de Bosques, Nieve y Paisaje. “En caso de un calentamiento más limitado, se podría salvar una parte mucho más sustancial de los glaciares”, dice.

El derretimiento de los glaciares tendría un gran impacto en los Alpes, ya que los glaciares son una parte importante del ecosistema, el paisaje y la economía de la región. Atraen turismo a las cadenas montañosas y actúan como reservorios naturales de agua dulce para la fauna y la flora, así como para la agricultura y la hidroelectricidad, que es especialmente importante en los períodos cálidos y secos.

Para averiguar cómo se comportarán los glaciares alpinos en un mundo que se calienta, Zekollari y sus colegas utilizaron nuevos modelos por ordenador (combinando el flujo de hielo y los procesos de fusión) y datos de observación reales. Usaron 2017 como referencia actual, un año en que los glaciares alpinos tenían un volumen total de aproximadamente 100 kilómetros cúbicos. Bajo un escenario que implica un calentamiento limitado, llamado RCP2.6, las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzarán su punto máximo en los próximos años y luego disminuirán rápidamente, manteniendo el nivel de calentamiento agregado a finales de siglo por debajo de 2°C desde los niveles preindustriales. En este caso, los glaciares alpinos se reducirían a unos 37 kilómetros cúbicos para 2100, apenas un tercio de su volumen actual.

En el escenario de altas emisiones, correspondiente a RCP8.5, las emisiones seguirán aumentando rápidamente durante las próximas décadas. “En este caso pesimista, los Alpes estarán prácticamente libres de hielo para el año 2100, y solo quedarán parches de hielo aislados a gran altura, lo que representa el 5% o menos del volumen actual de hielo”, dice Matthias Huss, investigador de ETH Zurich. coautor del estudio, publicado en The Cryosphere. Las emisiones globales están actualmente justo por encima de lo que se proyecta en este escenario.

Glaciares: fósiles del clima de otros tiempos

Los Alpes perderían aproximadamente el 50% de su volumen glaciar actual para 2050 en todos los escenarios. Una razón por la que la pérdida de volumen es mayormente independiente de las emisiones hasta 2050 es que el aumento de la temperatura global media con el aumento de los gases de efecto invernadero se hizo más pronunciado en la segunda mitad del siglo.

Los glaciares están en riesgo, pero aún existe la posibilidad de limitar sus pérdidas futuras

Otra razón es que los glaciares en la actualidad tienen “demasiado” hielo: su volumen, especialmente en elevaciones más bajas, aún refleja el clima más frío del pasado porque responden con lentitud a las condiciones climáticas cambiantes. Incluso si logramos detener el calentamiento del clima, manteniéndolo al nivel de los últimos 10 años, los glaciares seguirían perdiendo alrededor del 40% de su volumen actual para 2050 debido a este “tiempo de respuesta del glaciar”, dice Zekollari.

“Los glaciares en los Alpes europeos y su evolución reciente son algunos de los indicadores más claros de los cambios en curso en el clima”, dice el coautor principal de ETH Zurich, Daniel Farinotti. “El futuro de estos glaciares está en riesgo, pero aún existe la posibilidad de limitar sus pérdidas futuras”.